Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- La llegada del otoño y el final de la temporada de ferias taurinas en España dan paso a otra etapa, la invernal, en la que cada año se abre el mercado taurino para que numerosos toreros opten por cambiar de apoderados de cara a la planificación de la próxima campaña nacional.

El caso más llamativo lo ha representado el sevillano Manuel Jesús "El Cid", que recientemente ha puesto punto a final a una relación profesional de 15 años junto a Santiago Ellauri y Manuel Tornay para iniciar otra nueva andadura al lado del taurino Marcos Sánchez Mejías, que será el encargado de apoderarle a partir de ahora.

También su paisano Pepe Moral ha decidido emprender un nuevo camino al romper con el que ha sido su mentor esta temporada, el también matador de toros Eduardo Dávila Miura.

El joven extremeño José Garrido, uno de los nombres propios de la temporada ha dado por concluida su relación con Raúl Gracia "El Tato" después de cinco años juntos; y el lorquino Paco Ureña ha hecho lo propio con la vinculación profesional que le ha unido a la casa Chopera las últimas tres campañas.

El peruano Joaquín Galdós tampoco será apoderado el próximo año por el empresario José Cutiño, quien ha llevado su carrera desde 2015, cuando aún era novillero; como tampoco el madrileño Gonzalo Caballero seguirá junto a Eduardo Martínez tras dos años de andadura.

El taurino Jesús Benito se ha desvinculado del equipo de apoderamiento del salmantino Juan del Álamo, a quien ha acompañado desde sus inicios en la profesión, al igual que ha hecho Gonzalito con el novillero José Ruiz Muñoz, sobrino nieto de Curro Romero, cuya carrera ha dirigido los últimos cinco años, cuando aún era novillero sin caballos.

Pero no todo ha sido rupturas, pues el sevillano Javier Jiménez ha incluido a su equipo, que dirige José Luis Peralta, al empresario francés y nuevo gestor de la plaza de toros de Las Ventas, Simón Casas.

También el castellonense Varea, que concluyó su anterior relación profesional con el subalterno Curro Molina y la empresa Gestión Universal de Espectáculos (gestora de la plaza de toros de Castellón), ha nombrado como nuevo mentor al empresario Alberto García, el que fuera apoderado del malogrado torero segoviano Víctor Barrio.

Finalmente, el sevillano Juan Ortega ha encontrado en el matador de toros Pepe Luis Vargas el hombre de confianza para afrontar las próximas temporadas y abrirse paso en el escalafón de matadores de toros a partir de 2017.