Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha defendido hoy "no matar moscas a cañonazos" en el debate sobre el futuro de Cataluña y, por tanto, no haber aplicado el artículo 155 de la Constitución frente al desafío soberanista, pero ha asegurado que se aplicará cuando sea necesario.

Margallo, en una conferencia en el Club Siglo XXI, ha sido preguntado por la necesidad de recurrir a ese artículo de la Constitución que determina en la práctica la suspensión de la autonomía si no se cumple con la Constitución u otras leyes.

El titular de Exteriores ha subrayado que en política, como en la vida, hay que aplicar un principio de gradualismo y proporcionalidad.

Ha recordado que lo que ha pasado hasta ahora ha sido la celebración de una consulta el 9 de noviembre que fue declarada inconstitucional y que, por lo tanto no tuvo efectos jurídicos.

Todas las medidas que se han ido adoptando posteriormente han sido recurridas por el Gobierno y, en consecuencia, estima que no ha sido necesario recurrir al artículo 155 de la Constitución.

Pero ha precisado que "se aplicará cuando haya que aplicarlo. Aquí, como en todo -ha precisado- no hay que matar moscas a cañonazos, y si puedes conseguir el mismo objetivo de privar de validez a los actos contrarios a la Constitución, no hay porqué recurrir a ese artículo".

Margallo, quien se ha mostrado en contra de quienes defienden la viabilidad económica de Cataluña fuera de la UE, ha subrayado que "el partido de Cataluña no se juega en casa, sino que se juega fuera".

"Si se jugase dentro, bastaba con que el Tribunal Constitucional dijese, como ha dicho, que una secesión unilateral no es posible, pero se juega fuera porque un estado no lo es porque lo diga así, sino porque sea reconocido por la comunidad internacional", ha añadido.

Y ese reconocimiento, ha proseguido, corresponde a la ONU, donde ha recordado que el procedimiento es que nueve de los quince miembros del Consejo de Seguridad lo tienen que proponer a la Asamblea General sin ningún veto, algo que ha dicho que es "inimaginable".