Diario Vasco

Bruselas, 19 oct (EFE).- El exministro francés de Economía Emmanuel Macron mencionó hoy al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, como uno de los potenciales aliados para cambiar y refundar la Unión Europea (UE), entre los que también aludió al primer ministro italiano, Matteo Renzi, o al socialista alemán Gabriel Sigmar.

"Vamos a ver también en España, con actores como Albert Rivera y su partido Ciudadanos, cómo se mueven las cosas", aseguró Macron en una entrevista con el diario belga "Le Soir", en la que reflexionó sobre el devenir del proyecto comunitario y la necesidad de reformarlo.

Macron dimitió el pasado agosto de su cargo de ministro francés de Economía para dedicarse a un proyecto político "alternativo" al del actual Gobierno que preside François Hollande, su mentor político.

Si bien todavía no ha anunciado su candidatura a las elecciones presidenciales francesas del próximo abril y mayo, los sondeos sitúan al político, de 38 años, como uno de los aspirantes con mayor popularidad, con una tasa del 34 % de aceptación, según una encuesta publicada esta semana por el semanario galo "L'Express".

Macron ya había alabado anteriormente a Ciudadanos, Podemos y al movimiento italiano 5 Estrellas por ser iniciativas políticas de renovación que suponen un ejemplo de "vitalidad democrática", y reconoció a esas formaciones como plataformas que comparten su planteamiento de cara a la UE.

"Tengo la sensación de que Matteo Renzi está en la misma batalla", aseguró Macron al respecto, quien también mostró interés por reunirse con partidos de la oposición en el este de Europa "que se baten contra regímenes y dirigentes antieuropeos".

Macron tildó de "cantos de sirenas" los mensajes defendidos por las fuerzas populistas sobre la necesidad de recuperar la soberanía nacional, a la vez que rechazó que el proyecto comunitario se pueda convertir en "una Europa a la carta".

Dijo también que no cuestiona el Pacto de Estabilidad y Crecimiento que establece las políticas de disciplina fiscal europeas, sino que defiende "la creación de flexibilidades y de herramientas comunes, como un presupuesto para la zona del euro, para relanzar la inversión en Europa, la aplicación de reformas y el refuerzo de los derechos sociales".

"También tenemos necesidad de una convergencia fiscal y social mucho más fuerte en Europa, y en particular en la zona del euro", afirmó.