Diario Vasco

Estambul, 19 oct (EFE).- Dos personas, una madre y su hijo, han resultado hoy heridas por el impacto de tres proyectiles de mortero en la ciudad de Osmaniye, en el sur de Turquía, aunque se ignora aún la autoría del ataque.

Tres proyectiles cayeron sobre las 12.45 GMT en tres casas de la periferia suroriental de la localidad, informó la cadena CNNTürk.

En una de las explosiones, la metralla hirió en los brazos a una madre y a su hijo que estaban sentados en el jardín de la casa, mientras que en los otros edificios hubo sólo daños materiales.

Los morteros fueron disparados desde tres puntos diferentes de los montes Amanos, situados una docena de kilómetros al sureste.

Las autoridades han lanzado una operación en la zona para dar con los responsables, aunque aún se ignora qué organización podría estar detrás del ataque.

En el pasado se han registrado enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y guerrilleros del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) en estos montes, aunque la región se sitúa fuera de su terreno de acción más habitual.

Los ataques contra zonas residenciales no forman parte de las tácticas del PKK y recuerdan más a los disparos de obuses del yihadista Estado Islámico desde Siria contra la ciudad fronteriza de Kilis.

Dado que Osmaniye dista 45 kilómetros del punto más cercano de la frontera y a unos 100 de la zona de combates con los yihadistas, no parece contemplarse la posibilidad de un ataque desde el país vecino.

El viernes pasado, unos desconocidos dispararon morteros contra un almacén de pescado en Antalya, 500 kilómetros al oeste de Osmaniye, sin causar heridos y sin que se sepa aún cuál fue el objetivo de la acción.