Diario Vasco

Seúl, 19 oct (EFECOM).- Un grupo de 38 personas que compraron el teléfono Galaxy Note 7 en Corea del Sur prepara una demanda conjunta contra su fabricante, Samsung Electronics, por los problemas derivados del incendio del terminal.

Cada uno reclama ser compensado con 300.000 wones (243 euros/267 dólares) por la pérdida de servicio debido a los problemas que ha sufrido este modelo de teléfono y que obligaron a Samsung a dejar de fabricarlo y pedir a los consumidores que no lo usen por seguridad, explicó a Efe el despacho de abogados que tramita la demanda.

La demanda, que se presentará ante un tribunal de Seúl el próximo día 24, plantea que además a los usuarios se les causó ansiedad por su seguridad y repetidos inconvenientes por que se vieron obligados a acudir al servicio técnico varias veces para revisar sus terminales o para cambiarlos.

Dada la jurisprudencia con este tipo de requerimientos relacionados con productos defectuosos en Corea del Sur, todo apunta a que la demanda prosperará.