Diario Vasco

Atenas, 19 oct (EFE).- El Gobierno y la oposición en Grecia endurecieron hoy el tono en la disputa sobre la controvertida adjudicación de licencias de televisión, mientras los trabajadores de los canales públicos y privados realizaron un paro de cuatro horas para reclamar que se salven sus empleos.

Varias decenas de empleados -periodistas, técnicos y administrativos- se congregaron ante el Parlamento con pancartas en las que se podían leer lemas como "No al fundido a negro en la democracia" o "No toquéis a nuestras familias".

Dentro del Parlamento, donde se debatía este asunto, el líder de la oposición, el conservador Kyriakos Mitsotakis, acusó al Gobierno izquierdista de Alexis Tsipras de actuar de forma autoritaria con el propósito de mantenerse en el poder "a toda costa".

Mitsotakis afirmó que el país está experimentando "una degeneración institucional sin precedentes", y reiteró que su partido mantendrá el bloqueo al nombramiento de un Consejo Nacional de Radiotelevisión (CNRT) mientras el Gobierno no retire la ley que reguló la adjudicación de licencias de televisión.

El ministro de Estado y artífice de dicha ley, Nikos Papás, respondió al líder de la oposición que "la obligación constitucional (para los partidos) es contribuir al nombramiento (de los miembros) del CNRT sin condiciones" previas.

El pasado mes, el Gobierno puso fin a 27 años en que las televisiones solo operaban con una licencia provisional de emisión, y en una subasta a puerta cerrada que duró más de 70 horas concedió cuatro permisos.

De los seis canales privados que existen hasta el momento -Skai, ANT1, Mega, Star, Epsilon y Alpha- solamente los dos primeros obtuvieron licencias.

Las otras dos se adjudicaron a empresarios que no están por ahora activos en el mundo de la televisión.

Las cadenas afectadas presentaron una serie de recursos de inconstitucionalidad ante el Tribunal Supremo Administrativo.

Entre los argumentos que esgrimieron figuraba que las licencias las debería haber adjudicado un organismo independiente y no el Gobierno, y que conceder solo cuatro permisos es una decisión arbitraria.

El tribunal decidió anoche aceptar a trámite las demandas, por una mayoría de 16 contra 9 magistrados.

El Gobierno argumentó que había decidido que solo podían adjudicarse cuatro licencias porque, ante la actual crisis y la consiguiente caída de los ingresos publicitarios, el mercado audiovisual griego no puede garantizar la supervivencia económica de más canales.

Por otro lado, justificó haber asumido la organización de las subastas con el argumento de que, debido al bloqueo en el Parlamento por parte de la oposición conservadora, todavía no se ha podido elegir el CNRT, que hubiera sido el organismo competente.

Mitsotakis justificó hoy este bloqueo opositor diciendo que su partido, Nueva Democracia, no duda en apoyar a las autoridades independientes, pero con sus prerrogativas previstas por la Constitución, y no de "autoridades marionetas".