Diario Vasco

Bruselas, 19 oct (EFE).- La consejera gallega del Mar en funciones, Rosa Quintana, manifestó hoy su esperanza de que las cuotas de pesca de la Unión Europea (UE) para el año 2017 no pongan en peligro la supervivencia del sector en su comunidad autónoma.

"No tenemos líneas rojas, simplemente decimos que los ajustes que se vayan a producir deben permitir al sector pesquero mantener su actividad", aseguró Quintana tras reunirse en Bruselas con el director general de Asuntos Marítimos y Pesca de la Comisión Europea, João Aguiar, para abordar la estrategia "Crecimiento Azul" en el puerto de Vigo.

Pese a tener en cuenta las recomendaciones del comité científico a la Comisión Europea, que propone bajar las capturas de jurel, gallo, cigala y merluza, la política de Galicia insistió en la importancia de analizar otros aspectos.

"No dudamos de los datos de los científicos, pero sí es cierto que en la política pesquera de los Veintiocho pesan de igual manera los criterios sociales, económicos y medioambientales", comentó Quintana, quien llamó a combinar el impacto de los tres factores para aprobar las nuevas cuotas.

La consejera opinó que el sector no puede soportar cambios "bruscos" en las cantidades susceptibles de ser capturadas y puso como ejemplo el caso de la bacaladilla, cuya cuota bajó un 95 % y un año después se incremento un 256 %.

Con respecto a la iniciativa "Crecimiento Azul" en el puerto de Vigo, la consejera del Mar destacó que los grupos de trabajo constituidos para diseñarla ya han identificado 38 proyectos y 44 acciones.

"Algunos proyectos ya han sido redactados y presentados a convocatoria, y en otros se está terminando la redacción, mientras que las acciones ya están definidas, algunas en desarrollo y otras finalizadas", precisó Quintana.

Dichas propuestas necesitarán un presupuesto algo superior a los 200 millones de euros que Galicia espera obtener a través del sector privado y público, incluidas aportaciones del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y de la propia Comisión Europea, indicó la política.

Entre los proyectos, destacó el Instituto del Mar, que abordará todos los aspectos relacionados con el ámbito marino, incluida la legislación comunitaria y del resto del mundo.

De acuerdo con Quintana, ya se ha encargado al organismo un estudio sobre las consecuencias del "brexit" (la salida del Reino Unido de la UE) para los diferentes sectores económicos.

Otra de las iniciativas aspira a suministrar gas licuado a los cruceros que lleguen al puerto de Vigo.

En cuanto al convenio de los estibadores en el puerto de Vigo, que monopoliza las operaciones de recepción y entrega de los contenedores, Quintana pidió "igualdad de juego para todos" y "respeto" a la legislación vigente.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, que acompañó a la consejera en su reunión en Bruselas, fue más contundente y aseguró que si no se cumplen las normas, recurrirá a las autoridades de la competencia, pues se trata de "una violación muy seria".