Diario Vasco

Barcelona, 19 oct (EFE).- La escritora de literatura infantil y veterinaria Ana Galán presenta una nueva serie de aventuras del dragón Mondragó, unos cuentos que, aunque no buscan específicamente transmitir valores, "dejan entrever mi forma de ver la vida, como el respeto por los animales", ha explicado la autora en una entrevista con Efe.

Galán ya publicó una primera serie de libros de Mondragó con la desaparecida editorial Everest, que fue traducida a 13 idiomas y vendió más de 200.000 ejemplares solo en España. Ahora, los sellos Destino y Estrella Polar recuperan, en castellano y catalán, una nueva entrega de historias sobre este "divertido" dragón que no puede volar.

Mondragó es un dragón diferente, se distrae con facilidad, tropieza continuamente y estornuda sin parar echando fuego por la nariz. A pesar de todo, está preparado para vivir nuevas aventuras junto con sus amigos humanos Kale y Mayo, recogidas en la serie 'Crías de dragón', que ya cuenta con dos títulos en el mercado: 'Mondragó. Dragones de tierra' y 'Mondragó. Dragones de fuego'.

Los nuevos libros también cuentan con ilustraciones renovadas, a cargo de Javier Delgado, "que a mi me parecen mucho más comerciales", opina la autora, mientras sueña que "algún día se conviertan en dibujos animados".

Aunque le hablan mucho del contenido moral y formativo que tienen sus libros, Galán asegura que no escribe la serie Mondragó "pensando en valores; para mí es una historia de aventuras para pasarlo bien".

De todos modos, considera que, seguramente, sus ideas personales se reflejen mucho en sus libros, como por ejemplo el respeto por las mascotas. "Una cosa que el 'dragonero' les dice a los chicos es que ningún dragón es malo, sino que son un reflejo de la educación que reciben. Esta es mi idea con los perros, que sólo muerden si no les enseñas a no hacerlo".

Y es que antes de adentrarse en el mundo de la literatura, Ana Galán se licenció en Veterinaria en la ciudad donde creció, Madrid, y ejerció el oficio antes de irse a estudiar un posgrado en Nueva York. Después de trabajar un tiempo como cirujana en un hospital veterinario tuvo a su primer hijo y decidió quedarse en casa con él.

Fue así como se adentró en el mundo de la literatura: "Empecé a hacer traducciones, primero relacionadas con temas médicos y luego con los niños, programas de los colegios, y a partir de ahí entré a trabajar en una editorial".

La editorial en cuestión fue Scholastic, que publica los libros de Harry Potter en Estados Unidos, donde se ocupaba de los libros en español. "Por aquél entonces decidí que yo quería también escribir mis propios libros. Cuando editas y lees mucho te das cuenta de cuáles son los libros que quieres que tus hijos lean", comenta.

La autora ha publicado varios tipos de libros, entre ellos los que escribió para el mercado en lengua española de Estados Unidos, como "Quiero ser famosa", que reflejaba los logros de diferentes mujeres latinas en diversos ámbitos, y luego "otros que escribí con el corazón", como "Un beso para cada noche", dedicado a su hija.

Su labor literaria, sin embargo, no acaba aquí. Galán también realiza continuamente labores de voluntariado en las que trabaja con organizaciones locales y dedica alrededor de una semana a hacer talleres de escritura creativa con niños.

"Cuando hago mi trabajo de voluntariado no suelo hablar de mis propios libros. Intentamos hacer libros que reflejen la realidad de la sociedad", explica.

Para llevar a cabo su objetivo, cuando viaja por distintos países escribe un libro para estos niños y localiza a un dibujante local para que lo ilustre. Luego consigue fondos para imprimir 200 o 300 ejemplares y ofrecérselo gratis a los pequeños, para que puedan verse reflejados en ellos, pues los niños "no son todos blancos y con los ojos azules", resalta Ana Galán.