Diario Vasco

El Cairo, 19 oct (EFE).- El Banco Central egipcio ha aportado 1.800 millones de dólares para subvencionar bienes básicos, ante la escasez de algunos de ellos, como el azúcar, a través del Ministerio de Suministros, informó hoy su titular.

El ministro Mohamed Ali al Sheij, nombrado a principios de septiembre tras la dimisión de su antecesor por un caso de corrupción, detalló que el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, ordenó crear una "reserva estratégica" de productos de primera necesidad para un periodo de seis meses.

Al Sheij destacó que la reserva de azúcar de la que dispone Egipto es suficiente para un periodo de cuatro meses y que su Departamento ya ha acordado adquirir 450.000 toneladas adicionales.

Sólo esta semana el Gobierno ha comprado 130.000 toneladas, dijo el ministro, en medio de una escasez de azúcar en el mercado, que ha hecho que su precio se dispare.

Al Sheij, un general del Ejército retirado, aseguró que el Ministerio no tiene dificultades para proporcionar azúcar a los centros estatales de venta de productos subvencionados, a través de los cuales se distribuyen los bienes incluidos en las cartillas de las que se benefician los ciudadanos con menos ingresos.

Aún así, la crisis del azúcar ha llegado también a los establecimientos comerciales ya que los distribuidores privados tienen dificultades para importar este producto debido a la escasez de dólares en Egipto y a la devaluación de la libra egipcia.

Al Sheij señaló que la razón detrás de la actual crisis es que el sector público dejó de proporcionar azúcar al sector privado, así como por el exceso de consumo de los ciudadanos.

Por otra parte, el ministro de Suministros y Comercio Interior dijo que la reserva de trigo del Estado es suficiente para un periodo de cinco meses y que el Gobierno está importando cereal de primeras categorías y a precios asequibles.

Asimismo, detalló que Egipto importa entre el 75 y el 95 por ciento de su consumo de trigo, siendo el mayor importador de este grano del mundo.

El trigo acaba de protagonizar el escándalo que hizo caer al antecesor de Al Sheij, después de que saliera a la luz una gran estafa en la venta y almacenamiento de este producto base de la dieta egipcia.

Al Sheij aseguró que su departamento hace "todos los esfuerzos en cooperación con las Fuerzas Armadas egipcias para responder a las necesidades de los ciudadanos".