Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- Tres Grammy Latinos, un Goya por la BSO de "Habana Blues" y más de 1.600 millones de reproducciones en Youtube de "Bailando", el tema de Enrique Iglesias, respaldan al cubano Descemer Bueno cuando reivindica determinados géneros de gran calado popular pero denostados por la crítica.

"Más vale que se respete el reguetón. ¿Cómo le decimos a alguien que es menos músico o menos talentoso por tocarlo? Además, es lo que quiere escuchar la gente y estar en contra de eso es un error", opina para Efe este músico que ejercerá mañana en Madrid de gran embajador del festival Cubanía.

Ni su graduado en el Conservatorio ni su larga trayectoria en el ámbito del jazz impiden que este "compositor de canciones" se considere ajeno a otros estilos.

"Que estudiara guitarra clásica no significa que tenga que hacer solo música para la gente que no es tan entendida, que es la gran mayoría", considera.

Amante del rock y seguidor de bandas como Deep Purple y Pink Floyd, así como de la música brasileña y argentina, Bueno aprecia una evolución clara en el reguetón, con "un lenguaje menos duro, temas más románticos" y, por extensión, un toque más melódico.

"Los soportes genéricos son eso, soportes, a los que hay que echar los ingredientes y el sentimiento para combinarlos bien", valora.

Fue hace 12 años cuando conoció a Enrique Iglesias, uno de sus "grandes amigos" y a él fue a quien le enseñó en 2009 los primeros esbozos de "Bailando", entonces "una especie de bachata" que se parecía muy poco a lo que terminaría siendo.

Bueno, que ha escrito para otros artistas españoles como Malú, Luz Casal, Estopa o Melendi, se llevó la canción a Cuba para trabajar junto al grupo Gente de Zona.

"Ellos le añadieron una parte que le dio mucha fuerza. Cuando Enrique la escuchó dijo que iba a ser la canción más grande de su carrera y yo no lo creí", confiesa.

Fue, de hecho, la décima canción más vendida de 2014 en todo el mundo, alcanzó el número 1 en numerosos países, incluida España, y sus múltiples versiones en varios idiomas convirtieron el videoclip en el segundo más visto en la historia de Youtube, el primero en español.

"Era un ritmo que hasta entonces no se utilizaba en la música latina. De hecho, ha habido gente que le ha sacado mucho más partido que yo, productores que han lanzado cosas parecidas", señala el músico, algo que considera "positivo".

Aunque no se aferra a la fórmula de "Bailando", lejos quedan los tiempos en los que pensaba que "podría vivir de hacer música para cine", una faceta que le reportó un Goya a la mejor banda sonora por "Habana Blues" (2005), la película de Benito Zambrano.

La suya será la gran actuación de las cuatro horas de música que mañana ofrecerá el festival Cubanía en el Barclaycard Center de Madrid, "el primer y más audaz intento de proteger los valores de la música cubana y traerla a la capital de España, el país que más la ha influido junto con el continente africano".

Será "un festival para bailar", advierten sus responsables, que contará con representantes de todos los géneros, a saber, el Septeto Santiaguero, Leoni Torres, Alain Pérez, Haila, Luna Manzanares, Idania Valdés, Yamila Pérez y Arahí.

"Lo que mejor ha hablado de Cuba, poniendo en un paréntesis a José Martí, son los músicos que han salido de la isla a través de la historia", subraya Bueno, para quien "estos tiempos son comparables con el pasado, con un talento y una genialidad impresionantes y voces femeninas tan puras y frescas como las de Olga Guillot o Celia Cruz".

Si no alcanzan el relumbre de antaño, elucubra, es quizás porque falta un repertorio a la altura.

"Los compositores somos minoría. Yo mismo no tengo la misma fuerza para componer. Sigue siendo muy costoso, aunque alcances el éxito. El fruto de tu trabajo llega de forma tardía por la burocracia y un músico puede morirse de hambre antes de recibirlo. Si hubiese escrito 'Bailando' hace 15 años me hubiese podido retirar, pero en esta época no", denuncia.