Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- El expresident de la Generalitat Artur Mas ha criticado hoy que en vez de un proyecto atractivo para Cataluña, el Gobierno haya montado una "operación Cataluña" basada en "manipulaciones, mentiras y dossieres" con la única finalidad de "desprestigiar" y "destruir" a los dirigentes soberanistas.

Mas ha ofrecido hoy en Madrid un desayuno informativo, y rodeado por diputados y senadores de partidos catalanes (también ha asistido su antecesor, el socialista José Montilla), ha cuestionado también que el Gobierno ahora en funciones recurra una y otra vez al ámbito jurídico para frenar las aspiraciones independentistas, algo que ha tachado de "error monumental".

Porque responder con instancias al Tribunal Constitucional a la "movilización permanente y muy potente" de una parte considerable de la sociedad catalana a favor de un Estado propio no aporta soluciones, sino al contrario, acentúa el problema, en opinión de Mas.

Estas decisiones del Ejecutivo de Mariano Rajoy no tienen nada que ver con la construcción de un "proyecto para Cataluña", un proyecto "atractivo", que es lo que el líder del Partit Demòcrata Europeu Catalán ha demandado.

Pero no existe, a su juicio, y si existe, "debe ser el secreto mejor guardado del reino".

En su lugar, "se ha montado la 'operación Cataluña'" por la que se han fabricado "dossieres" para "desprestigiar ante la sociedad catalana a líderes" políticos vinculados al soberanismo, incluido él.

Ha puntualizado que no sabe quiénes han intervenido en esa operación, pero sí que le consta que se ha intervenido. "Es evidente", ha añadido.

En ningún momento Mas se ha referido al caso de las conversaciones entre el ministro de Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, y el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña, en las que supuestamente se revelaría una connivencia para destapar casos de corrupción que afectaran a políticos de fuerzas independentistas.

Pero, preguntado por si debe continuar el ministro, ha contestado que éste "no debería llegar a la semana que viene", ya que está reprobado por el Parlamento español.

El expresident ha contrapuesto la actitud del Gobierno del PP con la que tuvo el anterior primer ministro británico David Cameron cuando irrumpieron las intenciones independentistas de Escocia.