Diario Vasco

París, 19 oct (EFE).- Amnistía Internacional (AI) denunció hoy los esfuerzos "insuficientes" de las autoridades británicas y francesas para que los menores solos que malviven en el campamento de Calais sean ubicados junto a sus familiares en suelo británico.

"Aunque ayer cruzaron legalmente el Canal de La Mancha 12 menores para juntarse con parientes en Reino Unido, Amnistía Internacional denuncia los esfuerzos insuficientes de las autoridades británicas y francesas en el plan de evacuación y realojo en Francia de los inmigrantes y refugiados de Calais", dijo AI.

Su comunicado coincide con la inminencia del desmantelamiento del campo, después de que las autoridades francesas hayan logrado la luz verde de la Justicia para empezar a evacuar el precario e insalubre emplazamiento.

No se ha dado una fecha oficial para el inicio de las operaciones -que precisamente ha estado condicionado por el destino de los menores-, pero los medios y las ONG especulan que será el próximo lunes 24 de octubre.

De acuerdo con datos de Unicef citados por AI, se calcula que hay 1.200 menores sin compañía de adultos, entre el 15 y el 20 % de los habitantes del campamento, que según el Gobierno francés son unos 6.500 (10.000 para las ONG), la mayoría de países inestables y pobres como Sudán, Afganistán o Eritrea.

Los menores están considerados el eslabón más vulnerable dentro del campamento y las organizaciones humanitarias han alertado de que su desprotección les hace más proclives a caer en redes mafiosas de prostitución o en el tráfico de órganos.

"En el derecho europeo existe la normativa 'Dublín III' que prevé que los gobiernos adopten las medidas necesarias para que el reagrupamiento familiar de los demandantes de asilo se lleve a cabo, sin que ese derecho se limite apenas a los niños sin compañía", declaró en la nota Jean-François Dubost, responsable para el programa de Protección de las poblaciones de AI en Francia.

Según AI, la evacuación de Calais deberá "respetar la dignidad" de los que viven en "las condiciones degradantes" del campamento y señaló que la operación tiene que "respetar las reglas internacionales".

"Existe el riesgo de que se dispersen en Francia y no puedan ejercer eficazmente su derecho a reunirse con sus parientes en el Reino Unido", alertó la organización.

El Gobierno francés cuenta con realojar a los inmigrantes y demandantes de asilo en los 164 Centros de Acogida y Orientación (CAO) del país.

Esta iniciativa es polémica, pues numerosos alcaldes y dirigentes regionales del centro-derecha y de la extrema derecha francesa se oponen a recibirlos.