Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- El drama con notas de suspense de las cinco mujeres que vivieron junto a Miguel de Cervantes se recrea en "Las Cervantas", la obra teatral escrita por Inma Chacón y José Ramón Fernández que se estrena mañana en las Naves del Español en Matadero Madrid como "un grito a la libertad de las mujeres".

Así ha definido la trama la actriz Gracia Olayo en la rueda de prensa celebrada hoy en la sala Max Aub del recinto, sobre un escenario lleno de maletas desperdigadas y roperos con camisas blancas.

Un texto que comenzó a tomar forma hace cinco años, según ha recordado Dania Dévora (productora junto a Santiago Pérez), tras una conversación "fascinante" con Olayo que ahora "se hace realidad" gracias al encargo de la Biblioteca Nacional con motivo del cuarto centenario de la muerte del célebre literato.

"Las Cervantas" se sitúa en Valladolid en 1605, en la casa en la que vive Cervantes con su mujer, dos de sus hermanas, su hija y su sobrina, y se inspira en los hechos reales acaecidos tras una llamada de auxilio de un caballero herido de muerte.

El fallecimiento del hidalgo lleva a una investigación que supone el arresto domiciliario de las protagonistas, costureras de la Corte, y sirve para exponer sus miedos, fortalezas y modos de enfrentarse a la vida en una época donde la mujer libre y culta resultaba sospechosa.

Una obra de DD&Company Producciones y EscénaTe que parece "una versión optimista" de "La casa de Bernarda Alba", ha continuado Olayo, protagonista junto a Sole Olayo, Clara Berzosa, Irene Ruiz y Yaël Belicha bajo la dirección de Fernando Soto, con música en directo del violonchelista José Luis López.

La relación entre ellas, los juicios de valor a los que están sometidas y la "inquietante" atmósfera revelan cómo era el mundo del siglo XVII en "Las Cervantas", que intercala textos del escritor y desmitifica a un Cervantes "del que se habla mucho pero no se le ve nunca" sobre el escenario, ha añadido Irene Ruiz.

Tras pasar por los principales festivales de teatro clásico, como Alcalá, Cáceres y Almagro, la obra llega a Madrid para presentar la influencia de estas mujeres en la obra del literato y la mala imagen que éste tenía en la época de la publicación de "Don Quijote" tras pasar por varias cárceles.

En escena hasta el 13 de noviembre, esta historia de hace cuatrocientos años cuenta además con un vestuario "atemporal" porque "hay muchas Cervantas todavía en el siglo XXI", ha cerrado Olayo.