Diario Vasco

Madrid, 19 oct (EFE).- El embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, ha inaugurado hoy la V Feria de la Educación Británica, donde ha asegurado que el "brexit" no va a afectar a los casi 10.000 españoles que estudian en alguna universidad de su país.

"Estamos muy orgullosos de la cantidad de españoles que estudian en Gran Bretaña (9.825 en el curso 2014-15) y esperamos que haya más en los próximos años", ha afirmado a Efe Manley, quien ha resaltado que se van a mantener "las mismas condiciones económicas y de ayudas" para el alumnado en el curso 2017-18.

El embajador ha subrayado "la interesante oferta" universitaria de Gran Bretaña, ya que cuatro de las ocho mejores universidades del mundo están allí como es el caso de Oxford, donde él estudió.

Además, ha animado a los estudiantes británicos a venir a España porque es "un país maravilloso para vivir y estudiar" como lo saben ya los británicos que escogen este país para seguir el programa Erasmus o para trabajar como auxiliares en los colegios españoles.

Por su parte, el rector de la Universidad de Roehampton, Paul Layzell, ha explicado que los universitarios en Gran Bretaña tienen acceso a unos préstamos que concede el Estado y que paga a las universidades en nombre del alumno y luego éste debe empezar a devolver cuando trabaja y gana más de 21.000 euros al año.

Y ante la bajada del 15 % de la libra frente al euro, los máster, que tienen una duración de un año, "hoy son más baratos", según Layzell.

En cuanto a la educación en las escuelas británicas, Layzell ha recalcado que el sistema es "muy diferente" al español, empezando por un menor número de alumnos por clase y una relación más estrecha con el tutor.

"Preparamos a un estudiante para una vida, para trabajar y vivir", ha enfatizado.

La responsable de Educación Superior del British Council, Carolina Jiménez, ha detallado que para acceder a la universidad los alumnos no hacen una prueba como la Selectividad sino solo aprobar un mínimo de tres asignaturas (de cada una de ellas sí harán un examen que es igual para todo el país).

Las universidades después exigen a los alumnos presentar una carta en la que reflejar notas, quiénes y cómo son o qué han hecho, por ejemplo, en voluntariado.

"Todo el sistema educativo británico está basado en que el alumno crezca, no que solo aprenda matemáticas", ha argumentado Jiménez.

Ha añadido que la gran diferencia es que aquí la educación está regulada y reglamentada por reales decretos mientras que en Gran Bretaña el Gobierno solo establece "un marco de calidad".

La Feria de la Educación Británica da a conocer hasta el viernes la oferta de más de 40 universidades del Reino Unido, un país donde hay un 87 % de tasa de empleo a los seis meses de terminar los estudios.