Diario Vasco

(actualiza con un comunicado del ministerio de Exteriores belga)

Bruselas, 19 oct (EFE).- El Ministerio de Exteriores de Bélgica anunció hoy que convocará al embajador ruso en Bruselas para que dé explicaciones sobre las acusaciones de Moscú que implican a Bélgica en la muerte de al menos seis civiles en un bombardeo en Siria.

El ministro belga de Exteriores, Didier Reynders, informó de que ha convocado al jefe de la misión diplomática rusa en Bélgica, Alexandr Tokovinin, y pedido al Ministerio de Defensa de Rusia que desmienta las acusaciones, según recoge el diario "Le Soir".

El ministro y el viceprimer ministro de Exteriores belgas, Didier Reynders y Steven Vandeput, respectivamente, rechazaron "categóricamente las acusaciones" y aseguraron en un comunicado que ningún avión belga estuvo de misión en la provincia de Alepo en los últimos días.

"Ningún aparato de la Fuerza Aérea belga estaba de misión en el conjunto de la provincia de Alepo en los últimos días. Estas acusaciones rusas no tienen ningún fundamento y carecen de toda sustancia", afirmaron en un comunicado.

Bélgica, añadieron, lamenta que "no se haya realizado ninguna consulta con vistas a esclarecer los hechos antes de que estas acusaciones se hicieran públicas".

El Ministerio ruso de Defensa había afirmado que un bombardeo en la madrugada del martes en la provincia de Alepo, en el que no participaron ni aviones rusos ni sirios, causó seis muertos y cuatro heridos entre la población civil.

Según los militares rusos, dos cazas F-16 de las Fuerzas Aéreas de Bélgica fueron detectados en la zona donde se produjo el ataque.

"Esperamos una reacción adecuada de la coalición, naturalmente de Bélgica y de las organizaciones internacionales que tan preocupadas estaban por los ataques de la aviación rusa contra Alepo", había demandado al respecto la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova.