Diario Vasco

Naciones Unidas, 19 oct (EFE).- La ONU advirtió hoy del peligro de la situación que se vive en Gaza, controlada desde junio de 2007 por el movimiento islamista palestino Hamás, y aseguró que "la temperatura está subiendo" en la zona.

"Los círculos viciosos del conflicto en Gaza deben terminar. Para ello, el control de Gaza debe volver a un Gobierno Palestino de unidad nacional comprometido con los principios de la OLP", Organización para la Liberación de Palestina, dijo el enviado de la organización para el conflicto, Nikolai Mladenov.

Al mismo tiempo, señaló, Israel debe terminar con el bloqueo y las restricciones sobre el territorio.

Mladenov se pronunció así en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que hoy analiza en un debate con casi medio centenar de intervenciones previstas el conflicto palestino-israelí.

Tras centrar su último informe al Consejo en el problema de los asentamientos israelíes, el enviado de Naciones Unidas eligió en esta ocasión dedicar la mayor parte de su discurso a Gaza, tras su reciente visita a la zona.

Según aseguró, la situación de seguridad, política y humanitaria en Gaza es uno de los grandes obstáculos para poner fin al conflicto.

Mladenov dijo que los tres conflictos vividos en la franja durante los últimos ocho años han implantado la sensación entre los palestinos de que Israel solo quiere "la destrucción de Gaza" y entre los israelíes de que sus vecinos no quieren la paz.

"Alimenta los miedos israelíes que Gaza esté controlada de facto por una autoridad cuya Carta abiertamente antisemita equipara la resistencia con violencia, rechaza soluciones pacíficas y aspira a la erradicación de Israel", dijo.

En ese sentido, denunció los recurrentes lanzamientos de cohetes y fuego de mortero desde Gaza y exigió el fin de la acumulación de armamento en la franja.

"La amenaza, sin embargo, no debe servir a Israel de excusa para dañar indiscriminadamente a los civiles en Gaza", recalcó.

Mladenov llamó la atención sobre las restricciones que imponen las autoridades israelíes a las entradas y salidas del territorio palestino, a las "persistentes incursiones" militares y a los disparos casi diarios sobre Gaza.

"Deben saber que la temperatura en Gaza está subiendo", advirtió Mladenov a quienes defienden esas acciones.