Diario Vasco

Bangkok, 19 oct (EFE).- El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, ha expresado su preocupación por los casos de acoso y agresiones a antimonárquicos, tras el fallecimiento el pasado jueves del rey Bhumibol Adulyadej, informó hoy el Gobierno.

El portavoz del Ejecutivo, Sansern Kaewkamnerd, precisó en un comunicado que el primer ministro ha pedido a los tailandeses que informen de cualquier incidente a las autoridades y no se tomen la justicia por su mano.

En los últimos días ha aumentado la detención de personas por supuestamente criticar a la familia real, un delito de lesa majestad que en Tailandia se castiga con entre 3 y 15 años de prisión.

El pasado domingo, una tailandesa de 43 años fue arrestada por la Policía por injuriar supuestamente al rey y obligada a arrodillarse delante de un retrato de Bhumibol en la isla sureña de Samui, mientras que una multitud la increpaba y la grababa con sus móviles.

Al día siguiente, una señora, al parecer con problemas psiquiátricos, fue agredida e insultada después de difamar al difunto monarca en un autobús en Bangkok, según un vídeo de móvil recogido por el portal Khaosod.

En la provincia de Chonburi (oeste), un tailandés fue obligado a salir de su vivienda y golpeado el martes mientras lo obligaban a postrarse ante una fotografía del difunto monarca, al que presuntamente ofendió en un mensaje en Facebook.

Tailandia se encuentra en un periodo de regencia después de la muerte de Bhumibol, que será reemplazado en las próximas semanas por el príncipe heredero, Vajiralongkorn, de 64 años.

El príncipe heredero pidió un tiempo de luto antes de aceptar la proclamación como monarca y está previsto que una de sus primeras tareas sea la firma de la nueva Constitución, aprobada el pasado agosto en referéndum.

Bhumibol, que falleció a los 88 años y era el decano de los jefes de Estado del mundo tras siete décadas en el trono, fue el único rey que ha conocido la mayoría de los tailandeses, que lo tenían como un ser casi divino, símbolo de unidad y guía de la nación.