Diario Vasco

Río de Janeiro, 18 oct (EFECOM).- Las ventas de los comerciantes brasileños acumularon una retracción del 6,6 % en los ocho primeros meses de 2016 frente al mismo período del año pasado, informó hoy el Gobierno.

Las ventas en agosto bajaron un 0,6 % en la comparación con julio y un 5,5 % frente al mismo mes de 2015, según los datos divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Los malos resultados del sector comercial en agosto confirmaron la grave recesión que vive Brasil desde el año pasado y que las medidas adoptadas por el Gobierno para aumentar la confianza de empresarios y consumidores aún no se reflejan en las ventas.

La economía brasileña, la mayor de Sudamérica, sufrió una retracción del 3,8 % en 2015, su peor resultado en 25 años, y en 2016 caerá otro 3,2 %, según las últimas proyecciones de los especialistas, por lo que el país encadenará dos años consecutivos en negativo por primera vez desde la década de 1930.

Según los analistas del Instituto, la caída de las ventas obedece a factores vinculados con la recesión del país, como el aumento del desempleo, la caída de los salarios, el aumento de los precios y el encarecimiento del crédito.

"Todo eso inhibe las ventas de los comerciantes. Todo aquel consumo que las familias pueden postergar o sustituir termina impactado", explicó la responsable del organismo por el estudio sobre el comercio minorista, Isabella Nunes.

De acuerdo con la especialista, el volumen de ventas de los comerciantes en agosto se ubicó un 12,9 %, por debajo del registrado en noviembre de 2014, cuando la actividad alcanzó su mejor momento.

Los sectores que más influyeron en la fuerte caída de las ventas entre agosto del año pasado y el mismo mes de 2016 fueron los de supermercados y productos alimenticios, con una reducción del 2,2 %; combustibles y lubrificantes (-10,0 %) y artículos de uso personal y doméstico (-10,8 %).