Diario Vasco

Madrid, 18 oct (EFECOM).- España pasó en 2015 de ser una exportadora neta de energía a tener un saldo importador, un cambio en el sentido de los intercambios internacionales vía interconexiones que la patronal eléctrica Unesa vincula, entre otros aspectos, a los precios en España por los impuestos aplicados al sector.

En rueda de prensa para presentar el informe eléctrico y la memoria de actividades de 2015, el presidente de Unesa, Eduardo Montes, ha recordado que el año pasado terminó con un aumento del consumo neto de energía del 1,4 %, rompiendo la tendencia a la baja de los últimos años.

Para 2016, Unesa prevé un comportamiento plano de la demanda

De vuelta a las cifras del año pasado, Montes ha explicado que la diferencia entre el alza de la demanda y la de la producción, que creció un 0,1 %, se debe a ese cambio en el flujo de los intercambios internacionales.

Un cambio que ha vinculado a la menor competitividad del precio de la electricidad en España encarecido tras los impuestos aplicados en el marco de la reforma eléctrica emprendida por el Gobierno.

No obstante, y en este sentido, el presidente de la patronal de las grandes eléctricas ha subrayado la importancia de haber atajado la generación del déficit de tarifa.

"Se ha hecho a costa en mucha parte de las compañías y sobre todo de las de Unesa (...) pero hay que reconocer que se ha reconducido", ha declarado Montes, quien ha destacado que era un problema "muy gordo y complicado" que no podía permitirse.

La liquidación definitiva de 2015 hará que el año se cierre sin déficit, incluso con un ligero superávit, y tampoco se generara este año, ha avanzado.

De vuelta al balance de 2015, Montes ha recordado que la producción de las tecnologías convencionales supuso el 62,6 % de la producción total de España y el régimen con retribución específica el 37,4 % restante.

Y de cara a 2016, ha señalado un comportamiento plano de la demanda eléctrica.