Diario Vasco

Rabat, 18 oct (EFE).- El Acuerdo de París sobre el cambio climático no será ratificado por el Gobierno español en funciones, pero será una prioridad para el nuevo Ejecutivo si este lo encabeza el Partido Popular, dijo hoy a Efe la ministra interina de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina.

Tejerina participó hoy en la ciudad marroquí de Marrakech en la reunión preparatoria de la cumbre sobre cambio climático, la COP-22, que se celebrará en esa urbe entre el 7 y el 18 de noviembre y que Marruecos presentó hoy como "la cumbre de la acción".

Contactada por teléfono desde Rabat, Tejerina dijo que su Gobierno tiene preparados "desde el punto de vista administrativo" los instrumentos de ratificación del acuerdo, pero no piensa hacerlo estando en funciones.

Si el próximo Gobierno lo encabeza el PP -dijo-, "será un tema prioritario y el acuerdo puede estar ratificado en cuestión de semanas", antes incluso de que lo hagan muchos países europeos.

En todo caso -aclaró-, "España se siente bien representada en Marrakech por la Unión Europea", que ya lo ha ratificado como bloque.

Tejerina insistió en que su Gobierno "tiene un compromiso con el cambio climático" y que se ha orientado a "transformar nuestra economía con políticas efectivas", y no comprando derechos de emisiones como en el pasado, aunque reconoció que aún no hay una hoja de ruta con fechas claras para la reducción de emisiones en los llamados "sectores difusos".

La ministra explicó que en esta cita "pre-COP" de Marrakech, los participantes han insistido en que deben empezar a establecerse "reglas de funcionamiento", unas normas en cuya definición participe el mayor número de actores, incluidos aquellos países que lleguen a la cumbre sin haber ratificado el Acuerdo de París.

Asimismo, se puso el acento en que actores no estatales -empresas privadas, entidades locales o entidades financieras- también participen en la definición de esas reglas, que serán la base de las nuevas políticas sobre emisiones, financiación o medidas de adaptación, relató.

El presidente de la COP-22 y ministro marroquí de Exteriores, Salahedín Mezuar, insistió también en Marrakech en que la cumbre debe ser la "de la acción" y de la puesta en marcha de todo lo que supone el Acuerdo de París, e insistió igualmente en la necesidad de involucrar a actores no estatales.

Para Mezuar, la cumbre de noviembre deberá tener presentes tres ejes: facilitar el acceso a energías limpias y sostenibles, idear ciudades inclusivas y ecológicas y reforzar una agricultura productiva y no contaminante, todo ello con la vista puesta en los países del sur.