Diario Vasco

Berlín, 18 oct (EFE).- El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, apeló hoy a la "responsabilidad" y al "pragmatismo" como valores claves con los que encarar la crisis de los refugiados, un "reto" que ocupará a Europa "durante años".

Schäuble realizó estas declaraciones al intervenir en la presentación de una nueva edición del libro autobiográfico de su compañero cristianodemócrata, el expresidente del Parlamento Europeo Hans-Gert Pöttering, titulado "Para nuestra fortuna, estamos unidos".

Sobre la "responsabilidad", el hombre fuerte en el gabinete de la canciller, Angela Merkel, apuntó que la UE no puede esperar a que otros -en referencia especialmente a EEUU- asuman la carga en las cuestiones internacionales, y que el bloque europeo debe asumir su parte.

En este sentido habló de la estabilización y el desarrollo de África, donde consideró que Alemania y la UE deben hacer más; y abogó también por avanzar en la integración comunitaria en materia de seguridad y defensa.

El "reto migratorio", señaló Schäuble, "va a durar mucho tiempo, nos guste o no", por lo que "debemos empezar a preocuparnos por África", y apuntó que franceses y en menor medida británicos miran más que Alemania al continente vecino.

Además, se mostró proclive a dar "un tiempo" a los países del este de Europa para que asuman que "el islam pertenece también a Europa", en referencia a las reticencias de algunos a acoger a refugiados musulmanes.

Sobre el "pragmatismo", Schäuble subrayó que el continente "de la democracia, la apertura, la tolerancia y el Estado de derecho" no puede convertirse en una "fortaleza en la que no pueda entrar nadie".

"No podemos dejar a la gente ahogarse en el Mediterráneo. Pero tampoco hacerles el negocio a los traficantes de personas", denunció el ministro de Finanzas.

A su juicio, el "camino necesario" es la vía del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, el polémico pacto promovido por Merkel por el que Ankara cierra el paso a los refugiados y los acoge, y Europa financia su mantenimiento con hasta 6.000 millones de euros.

Además, hay que proteger la frontera exterior de manera conjunta y no dejar que cada país se deba responsabilizar por sí solo.

En cuanto a la "efectividad", el ministro abogó por implementar todo lo que se aprueba a nivel europeo y avanzar en cuestiones como el mercado único digital, la unión energética o la integración de las políticas fiscales y financieras para no quedar rezagados con respecto a otras regiones.

La unión monetaria, razonó Schäuble, está "incompleta" sin una coordinación fiscal y financiera, aunque esto precisaría de una serie de cambios en los tratados que en su opinión ahora no son posibles.

"Sólo podemos tener un buen futuro en este mundo globalizado dentro de una Europa unida", argumentó.