Diario Vasco

Barcelona, 18 oct (EFE).- El grupo municipal de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona presentará en el próximo pleno municipal una declaración institucional para conmemorar la nominación de Barcelona como sede de los JJOO de 1992 en la que reconoce el liderazgo de Maragall y Samarach en el éxito del acontecimiento.

Además de reconocer a Pasqual Maragall y Juan Antonio Samaranch, el texto que propone CiU alaba la colaboración institucional, agradece el trabajo de los miles de voluntarios y destaca que los Juegos fueron "motor de la transformación urbana, social, deportiva y de reconocimiento internacional de la capital catalana".

El 17 de octubre de 1986, ayer hizo 30 años, la ciudad de Barcelona fue designada sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 1992 tras imponerse a las otras ciudades candidatas, París, Amsterdam, Brisbane, Birmingham y Belgrado.

En la declaración institucional que propone CiU, se celebra "el buen entendimiento y colaboración entre todas las instituciones implicadas en el logro de aquella nominación de 1986, así como en el éxito organizativo de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 1992".

También quiere "reconocer la huella imborrable que, fruto de aquella nominación, los Juegos dejaron en Barcelona y en Cataluña, a nivel deportivo, urbanístico, social y de reconocimiento internacional de la ciudad, haciendo especial hincapié en la consolidación de Barcelona como ciudad deportiva, tanto desde la organización de eventos como desde la extensión de la práctica deportiva habitual, entre los barceloneses y las barcelonesas".

La declaración pide "afianzar el compromiso de Barcelona con los valores del olimpismo y trabajar para que Barcelona y Cataluña sigan acogiendo eventos deportivos que mantengan vivo este compromiso de la ciudad con los valores del olimpismo y el deporte".

En su exposición de motivos, la declaración institucional que propone CiU destaca que el éxito de "la organización de la XXV Olimpiada fue fruto de un buen trabajo de equipo. El trabajo conjunto del Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Cataluña, el Gobierno del Estado y los Comités Olímpicos y Paralímpicos contribuyó a aquel éxito".

"También fue fundamental para lograrlo la implicación de las federaciones y los clubes deportivos, así como del conjunto de la sociedad civil, ya fuera mediante los partenariados público-privados o mediante la implicación de miles de barceloneses y barcelonesas como voluntarios olímpicos", añade la declaración.

Según CiU, "la transformación urbanística de la ciudad fue también radical, tanto en las formas como en el fondo. En las formas, construyendo los equipamientos deportivos, haciendo realidad las Rondas de Barcelona, abriendo la ciudad al mar o recuperando la montaña de Montjuïc, generando en definitiva un modelo de espacio público que se convirtió en referente en todo el mundo".

"El 17 de octubre de 1986 se daba el pistoletazo de salida a un reto que fue trabajado por todos los actores implicados con un gran esfuerzo. Un esfuerzo que se tradujo en un éxito y un éxito que se tradujo en orgullo. Así pues, hace 30 años, se puso la semilla para recuperar el orgullo de ser barceloneses, después de la larga noche del franquismo", concluye la propuesta de declaración.