Diario Vasco

París, 18 oct (EFE).- El presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, acabó hoy su visita de tres días a París con la firma de acuerdos de cooperación con la región parisina Ile-de-France, acto en el que destacó que Francia ha sido siempre "una fuente de inspiración" para los catalanes.

"Se trata de una excelente noticia, pues este acuerdo permite que dos de las regiones más dinámicas de Europa y dos de las más influyentes internacionalmente estrechen relaciones", manifestó Puigdemont, al término de la firma de los acuerdos realizada con la presidenta de Ile-de-France, Valérie Pecresse.

Ambas regiones han rubricado en la sede de Ile-de-France acuerdos de cooperación bilaterales en el sector biomédico, la industria creativa -sobre todo la de vídeojuegos-, el reciclaje de desechos, la formación profesional y la universidad.

Ile-de-France, que engloba a unos 12 millones de habitantes sumando París y su anillo metropolitano, saludó este acuerdo como una "nueva estrategia europea e internacional" que responde a una gradual descentralización en Francia, expuso Pecresse.

"Son acuerdos de cooperación que conciernen a dos potentes regiones europeas que quieren llevar su influyente voz al debate europeo en el dominio económico. Nuestra asociación es económica, no política", aclaró la dirigente centroderechista, cuando le cuestionaron sobre su opinión acerca del proyecto soberanista del Gobierno catalán.

Para Puigdemont, este acuerdo será importante para las propias empresas catalanas, que, según sus cuentas, exportan en torno a un 15 % del total de sus ventas a Francia.

"Cataluña ha tenido siempre una relación especial con Francia por su proximidad y con la región de París, en particular, por su modernidad", constató el político, quien recordó que el lema de la República francesa "Libertad, igualdad y fraternidad" ha sido siempre "una fuente de inspiración para los catalanes".

Puigdemont, que ya visitó este año Londres y Bruselas, concluyó hoy su visita a París iniciada el domingo, cuando se reunió con la comunidad catalana radicada en la capital francesa.

Aunque no fue recibido por ningún miembro del Gobierno francés, el presidente catalán ha considerado que su estancia en París fue "muy positiva", pues su objetivo -dijo- era divulgar el proyecto de independencia de Cataluña de España.

Para ello, participó el lunes en el coloquio "Cuál es el futuro para Cataluña en Europa", organizado en la prestigiosa universidad Sciences Po de París y concedió varias entrevistas a televisiones francesas.