Diario Vasco

Bangkok, 18 oct (EFE).- El príncipe heredero de Tailandia, Vajiralongkorn, será proclamado rey en las próximas semanas, anunció hoy el primer ministro y jefe de la junta militar, el general Prayut Chan-ocha.

Prayut precisó que el proceso sucesorio podría iniciarse entre 7 y 15 días a partir del inicio de los ritos funerarios, que comenzaron el pasado viernes, 24 horas después del fallecimiento del monarca Bhumibol Adulyadej a los 88 años.

El primer ministro aseguró que en todo caso el nombramiento del nuevo rey se producirá a tiempo para que Vajiralongkorn firme la nueva Constitución, aprobada en referéndum el pasado agosto, dentro del plazo establecido por la ley.

La nueva Carta Magna fue presentada al general Prayut el pasado martes, dos días antes de la muerte el jueves de Bhumibol y, según la normativa vigente, deberá ser suscrita por el jefe del Estado en un plazo de 30 días, que expira el próximo 8 de noviembre.

"Nadie debería estar preocupado o suspicaz sobre esto", consideró Prayut tras una reunión con su Gobierno, según el portal Khaosod.

El príncipe heredero, de 64 años, anunció que quería pasar un tiempo de luto antes de aceptar ser proclamado soberano por la Asamblea Nacional.

La sucesión pondrá fin al periodo de regencia por parte del presidente del Consejo Privado, Prem Tinunlasonda, de 96 años, que asumió esa responsabilidad tras el deceso del anterior monarca.

El Gobierno militar ha declarado un mes de luto oficial, con la suspensión de actos públicos y celebraciones, y ha ordenado a los funcionarios que vistan de negro durante un año.

El próximo 28 de agosto, las autoridades abrirán al público la sala donde se encuentran los restos de Bhumibol, que tras siete años en el trono era el decano de los jefes de Estado del mundo.

Los ritos funerarios, que incluirán diversas ceremonias de origen budista e hindú, culminarán dentro de un año con la incineración de los restos del rey.

Amante del jazz, aficionado a la pintura y fotografía y budista devoto, el monarca tailandés reinó durante los tumultuosos años de la Guerra de Vietnam y a lo largo de siete décadas fue testigo de diversas protestas callejeras, golpes de Estado y crisis económicas en su país.

Bhumibol, que murió cinco días después de ser sometido a una hemodiálisis que le provocó una bajada de tensión, es el único rey que ha conocido la mayoría de los tailandeses, que lo tenían como un ser casi divino, símbolo de unidad y guía de la nación.

Los tailandeses han expresado su duelo en manifestaciones multitudinarias y vistiendo de luto, aunque también ha habido amenazas contra algunos internautas por publicar mensajes supuestamente ofensivos contra la monarquía o contra viandantes por no vestir de negro.

Al menos dos personas han sido agredidas en la calle por injuriar supuestamente al monarca o su familia, según vídeos colgados en las redes sociales.

El rey Bhumibol estuvo entrando y saliendo del hospital por diferentes dolencias desde 2009 y, en el último año, la Casa Real emitió 38 comunicados sobre el desarrollo de su hospitalización.

La última aparición pública del monarca fue el pasado 11 de enero, cuando realizó durante algunas horas una visita al palacio real de Chitralada, en la capital.

La información sobre la monarquía tailandesa es un asunto muy sensible en el país debido a la ley de lesa majestad, que castiga con entre 3 y 15 años de cárcel a quienes critiquen o insulten a la familia real.

Además de asumir la corona, Vajiralongkorn, que no cuenta con el carisma cosechado por su padre durante décadas, heredará el control de la Oficina de las Propiedades de la Corona, que fue valorada por Forbes en unos 35.000 millones de dólares (31.500 millones de euros).

La junta militar que gobierna Tailandia desde el golpe de Estado de mayo 2014 ha señalado que continuará con los planes para celebrar elecciones en noviembre del próximo año.