Diario Vasco

Caracas, 18 oct (EFE).- El presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Venezuela, Henry Ramos Allup, acusó hoy al Gobierno de intentar obstaculizar los preparativos para la recolección del 20 % de apoyos para el revocatorio al tratar de involucrar a la oposición en acciones ilegales.

"No se trata de resoluciones del Consejo Nacional Electoral inadmisibles, de decisiones absurdas del Tribunal Supremo de Justicia (...) sino que ahora de facto quieren desarticular nuestros preparativos poniendo presos, deteniendo o creando complicaciones de diferente orden nada más y nada menos que a nuestro jefe de comando de campaña" Carlos Ocariz, dijo Ramos Allup a los periodistas.

Ocariz, alcalde del municipio capitalino de Sucre, informó hoy de que funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) estuvieron anoche en su residencia y en la mañana de hoy en la sede de la alcaldía, con "la intención" de citarlo.

El pasado 11 de octubre Ocariz fue acusado por el jefe del Sebin, Gustavo González López, de estar presuntamente implicado en el lanzamiento de una granada contra un puesto de la Guardia Nacional Bolivariana en Petare, localidad bajo la jurisdicción del alcalde opositor.

En respuesta el burgomaestre exigió a la Fiscalía venezolana una investigación independiente sobre la explosión a la que fue vinculado y denunció una persecución por "pensar distinto".

El presidente del Parlamento dijo hoy que han recomendado al alcalde "no entregarse" a los "esbirros".

"Lo necesitamos al frente del comando (...) el país en su totalidad no puede seguir presenciando de manera impasible esta persecución contra los dirigentes de la oposición", declaró Ramos Allup.

Según varios dirigentes de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática, las acusaciones contra Ocariz son parte de las acciones del Gobierno para "perseguir" a quienes impulsan el referendo para revocar el mandato del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.