Diario Vasco

Madrid, 18 oct (EFECOM).- La tasa de morosidad del sector financiero español podría situarse por debajo del 9 % a finales de este año, según los expertos consultados por Efe, que creen que el indicador continuará mejorando pese a la pequeña subida de una centésima registrada en agosto, que lo situó en el 9,40 %.

Según los datos provisionales publicados hoy por el Banco de España, este pequeño repunte, que rompe con una racha de seis meses consecutivos de caídas, no ha impedido que la morosidad continúe en niveles mínimos desde mayo de 2012, justo antes del rescate del sector financiero español.

Y detrás de esta estabilidad está el progresivo desapalancamiento de familias y empresas, que podría tocar a su fin en los próximos meses si las entidades siguen elevando el volumen de nueva producción crediticia, explica el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano.

Los créditos impagados siguieron bajando en agosto pero menos que en los meses anteriores, ya que se situaron en 120.037 millones de euros frente a los 120.827 millones de julio y los 122.508 millones de junio.

El volumen total del crédito que tenían concedido todas estas entidades financieras también registró una pequeña caída en agosto, hasta situarse en 1,277 billones, frente a los 1,286 billones del mes anterior.

Para Campuzano, "el lento ajuste de la tasa de morosidad se explica en su mayor parte por el continuo ajuste de la deuda por familias y empresas".

El saldo de crédito cae en comparación anual un 4,11 %, aunque se mantiene la desaceleración observada en los últimos meses, dice.

Así, nos encontramos ante tres factores: el desapalancamiento de familias y empresas; el aumento del nuevo crédito por las entidades financieras y el ajuste de los activos improductivos por parte de las entidades financieras.

Para el experto de XTB Carlos Fernández, el dato de agosto, nuevamente inferior al 10 %, nos permite ser "optimistas sobre la salud de la economía española y augura una mejora en la calidad del crédito concedido en nuestro país."

La evolución de la economía, que crece por encima de la media europea en 2016 y lo seguirá haciendo en los años sucesivos, también sería la razón del incremento de la tasa de ahorro de los hogares españoles, dicen estos expertos.

Y esa mejora económica se nota también en el incremento del consumo y en la bajada de la tasa de desempleo, aunque sigue en niveles "muy preocupantes"

Asimismo, los expertos consultados destacan que el Banco Central Europeo mantiene su política expansiva, que busca facilitar liquidez a coste cero para las entidades financieras, tratando de reactivar la economía a través del crédito a familias y empresas.

Pero a pesar de todo, el saldo crediticio sigue sin incrementarse, dejando patente la incertidumbre que todavía vive el sector bancario" tras la crisis, y el citado rescate europeo, motivado especialmente por la situación que vivían en ese momento algunas cajas de ahorros.

Por eso, es "entendible", que muchos bancos continúen con sus esfuerzos de recapitalización y traten de elevar su capital de alta calidad, lo que influye en el volumen de créditos concedidos, ya que continúan siendo muy rigurosos a la hora de realizar concesiones, explican los expertos.

En comparación con los datos de agosto de 2015, la mora bajó en 1,55 puntos porcentuales, desde el 10,95 % que marcó entonces.

Si se excluye a los establecimientos financieros de crédito (EFC), la morosidad también se elevó una centésima en agosto y alcanzó el 9,44 %, con una cartera crediticia de 1,227 billones de euros, inferior a los 1,235 billones del mes anterior.