Diario Vasco

Nuakchot, 18 oct (EFE).- El último detenido mauritano de la prisión de Guantánamo, Mohamedu uld Slahi, famoso por haber escrito los "Diarios de Guantánamo" y que fue excarcelado y entregado el lunes a las autoridades mauritanas, está libre de todo cargo tras regresar a su país, informó hoy a Efe su abogado, Brahim Uld Ebety.

"No será perseguido por la Justicia mauritana de ninguna manera", subrayó Ebety, antes de añadir que las autoridades de su país asumen una parte de la responsabilidad de las penalidades que sufrió Slahi cuando estuvo detenido en la famosa prisión estadounidense.

Además, el letrado reconoció que Nuakchot "hizo esfuerzos encomiables para lograr su liberación y su regreso a la patria".

En una breve declaración a la prensa poco después de su llegada anoche a la casa de su familia, Slahi, 46 años de edad e ingeniero de telecomunicaciones, agradeció especialmente al presidente mauritano, Mohamed Uld Abdel Aziz.

Una fuente de seguridad en Nuakchot confirmó a Efe que el expreso no es objeto de ningún procedimiento legal en el país, al igual que el otro expreso mauritano de Guantánamo, Ahmadu Uld Abdel Aziz, excarcelado hace un año.

Consultado sobre si los abogados tienen la intención de denunciar al Gobierno de EEUU por los daños causados a su clientes, Ebety respondió negativamente y recordó que Slahi tiene "un gran espíritu de tolerancia", que le hizo conceder el perdón, en su libro escrito en la cárcel, a todos los que le maltrataron.

En su libro titulado "Diarios de Guantánamo", el reo invitó a sus verdugos a leer lo que escribió y sentarse con él para compartir un té y rebatirle en caso de que hubiera falsificado las afirmaciones de maltrato, dijo el abogado.

Slahi fue detenido por la policía mauritana y entregado a las autoridades de EEUU a través de Jordania en 2001.

Los servicios de seguridad estadounidenses, que lo acusaron de pertenecer a la red terrorista Al Qaeda, lo sometieron a interrogatorios muy duros en la famosa prisión de Bagram, en Afganistán, antes de trasladarlo a Guantánamo.

Tras ser excarcelado de esta prisión, Slahi llegó el lunes pasado a Nuakchot, donde fue entregado a la Dirección mauritana de Seguridad del Estado, antes de ser conducido, unas horas más tarde, a la casa de su familia en una zona popular de la ciudad.