Diario Vasco

Londres, 18 oct (EFE).- El ministro británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, acusó hoy a Rusia de tener una actitud "implacable" y "brutal" en Siria, y recalcó que el Reino Unido seguirá presionando a ese país a través de sanciones.

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes, Johnson reiteró, como lo hizo el domingo, que no hay "suficiente apetito" en Europa para una intervención militar en el conflicto civil.

El jefe de la diplomacia británica hizo estas afirmaciones después de que Rusia anunciase que habrá una "pausa humanitaria" en los bombardeos de Alepo este jueves para que los civiles y los rebeldes puedan abandonar esa ciudad siria.

El ministro agregó que debe haber un alto el fuego "convincente y que dure" a fin de detener la matanza en Alepo.

"Es correcto que el Reino Unido y la Federación Rusa sigan cooperando y participando en todas las áreas que son de interés común", subrayó el ministro.

No obstante, afirmó que ante el "comportamiento implacable y brutal de Rusia en Ucrania y Siria", el Reino Unido tiene que "mantener la presión con sanciones".

Según Johnson, en los últimos 11 meses, los bombardeos rusos fueron responsables de la muerte de más de 3.000 civiles, de los que, añadió, 763 fueron menores.

Johnson se reunió el domingo en Londres con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y ambos destacaron el compromiso de los dos países de apoyar una solución diplomática en Siria y el estudio de nuevas sanciones económicas para forzar una tregua.

Tras esa reunión a la que también asistieron representantes de Alemania, Francia e Italia, Kerry y Johnson coincidieron en que existe un "acuerdo abrumador" para exigir a Rusia y el régimen sirio un cese de la violencia inmediato en Alepo y otras zonas del país.

El titular del Foreign Office detalló el domingo que las principales herramientas a su alcance son nuevas sanciones económicas sobre el Gobierno de Bachar Al Asad y sus socios, así como llevar ante la justicia internacional a los culpables de crímenes de guerra.