Diario Vasco

Bruselas, 18 oct (EFE).- El ministro de Exteriores iraquí, Ibrahim Al-Jaafari, llamo hoy a la Unión Europea (UE) y la comunidad internacional a proporcionar más apoyo para costear la liberación de la ciudad de Mosul del grupo terrorista Estado Islámico (EI) y hacer frente a sus consecuencias.

"Irak necesita ayuda. Somos un país rico, pero este es un caso especial y estamos teniendo muchos costes que estamos pagando nosotros mismos" dijo Al-Jaafari tras reunirse en Bruselas con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

El ministro de Exteriores israelí se mostró agradecido ante el apoyo que ya ha recibido su país pero subrayó que espera "obtener más ayuda, financiera o de cualquier otro tipo".

El Gobierno del país lanzó en la madrugada del lunes la ofensiva para recuperar la ciudad de Mosul -que se encuentra desde 2014 bajo control del EI-, en la que participan el ejército iraquí y las milicias kurdas peshmergas, con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

"El Estado Islámico es un peligro para todos los países del mundo y esperamos que todos nos ayuden a luchar contra él", reiteró Al-Jaafari, quien se mostró convencido de que la ofensiva será un "éxito".

La operación fue el tema central de la reunión, celebrada con motivo del segundo Consejo de Cooperación UE-Irak, en la que también abordaron las relaciones en materia de energía, comercio o derechos humanos, así como la situación en Siria y la región.

"Esta batalla es crucial en la campaña para derrotar al Estado Islámico", señaló Mogherini, quien recalcó que "la UE respalda firmemente a las autoridades y al pueblo iraquí" en este momento.

La jefa de la diplomacia europea recordó que los Veintiocho participan en la coalición internacional proporcionando asistencia humanitaria y que hasta ahora ha aportado 1.034 millones de euros a Irak, de los que 50 han ido a Mosul.

Tras la ofensiva, que esperan exitosa, la UE asistirá en la estabilización de la zona a través, por ejemplo, de la retirada de minas, proporcionando servicios educativos o velando por la integración socioeconómica.

Bruselas insiste en que la protección de los civiles tiene que ser una prioridad en la batalla.

En este sentido, Al Jaarafi aseguró que su Gobierno ha hecho esfuerzos para estudiar cómo minimizar las víctimas civiles y que todas las tropas iraquíes seguirán esa consigna.

Recalcó, no obstante, que el Estado Islámico está utilizando a civiles como escudos humanos y que la complejidad de la ciudad, donde conviven diversas etnias y religiones, obliga a hacer un "esfuerzo extra".

Por otra parte, Al-Jaafari reiteró el rechazo de su Gobierno a la presencia turca en la ciudad de Bashiqa, un pueblo a poco más de 15 kilómetros de Mosul donde instructores turcos, apoyados por tanques y blindados, entrenan a milicias locales suníes y a los peshmergas.

"Rechazamos rotundamente cualquier intervención en nuestros asuntos internos y el Gobierno turco debe tener eso en mente", dijo el ministro, cuyo Ejecutivo mantiene relaciones tensas con el país fronterizo.

El Gobierno turco aseguró que su país participará en la ofensiva de Mosul, aunque no concretó cómo.