Diario Vasco

Washington, 18 oct (EFE).- El Consejo Nacional de La Raza (NCLR, en inglés), la mayor organización nacional de acción política y defensa de los derechos civiles de los hispanos en EEUU, anunció hoy que por primera vez en su historia apoyará a uno de los candidatos presidenciales, y lo hará por la demócrata Hillary Clinton.

"Cuando nos fijamos en cómo hemos llegado hasta aquí, es evidente que Hillary Clinton es la candidata que puede sacar adelante nuestro país, especialmente en los temas de mayor importancia para los latinos en todo el país", declaró el presidente del Fondo de Acción NCLR, Danny Ortega.

"No hay lugar en la Casa Blanca para una persona que ancló su campaña en el odio profundamente arraigado, la intolerancia y la misoginia", aseveró, en alusión al aspirante republicano, Donald Trump.

"Los latinos se preguntarán: ¿Qué hemos hecho para evitar que este demagogo, que abiertamente nos atacó, se convierta en presidente? No pueden permitirse el lujo de quedarse en casa el día de las elecciones", zanjó.

Ortega destacó el apoyo de Clinton a las políticas para incrementar el salario mínimo para las familias trabajadoras y sus esfuerzos para lograr una reforma migratoria con una vía a la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calcula que hay en el país.

Asimismo, La Raza aplaude las posturas de la ex secretaria de Estado para delinear un plan concreto que permita que la universidad sea asequible para todos, así como su lucha contra el cambio climático, que afecta a las comunidades más desfavorecidas.

NCLR recordó que el aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, anunció su candidatura a la presidencia en 2015 llamando a los hispanos violadores y traficantes de drogas.

Ortega indicó que el comité de acción política de la NCLR y su organización hermana, el Fondo de Acción NCLR, están llevando a cabo programas masivos en Arizona, Florida, Pensilvania y Nevada para promover el voto.

En Florida, el programa se ha puesto en contacto con 227.000 votantes, y con 75.000 en Nevada, donde precisamente se celebrará este miércoles el último debate presidencial entre el magnate y la ex secretaria de Estado.

Para el día de las elecciones, las dos organizaciones esperan haber contactado a más de medio millón de votantes latinos en esos cuatro estados clave críticos.