Diario Vasco

Barcelona, 18 oct (EFE).- Un juzgado de Barcelona ha condenado a la aseguradora de una clínica de la ciudad a indemnizar con 196.612 euros a un paciente que quedó inválido por las secuelas derivadas de una operación de hernia discal, de la que tuvo que ser intervenido en dos ocasiones.

La sentencia, que es firme después de que la aseguradora haya renunciado a presentar recurso tras un pacto con los demandantes, admite que la paraparesia que sufre el paciente obedece a las lesiones derivadas de las operaciones que se le practicaron en la clínica demandada, en octubre de 2010.

El juzgado de primera instancia número 55 de Barcelona ha fijado 196.612 euros de indemnización, al estimar parcialmente la demanda que presentó el perjudicado, representado en los tribunales por la asociación Defensor del Paciente.

A consecuencia de esa intervención quirúrgica, que consistía en la escisión del arco vertebral posterior del paciente, el hombre sufrió el síndrome de compresión conocido como "cola de caballo", por lo que tuvo que ser operado de nuevo.

Tras la segunda intervención, el paciente arrastra como secuelas una paraparesia de las extremidades inferiores, que le obligó a seguir rehabilitación hasta febrero de 2011 y motivó que la Seguridad Social le reconociera la prestación por invalidez total para el puesto de trabajo habitual.

El juez reconoce que el seguimiento al paciente fue defectuoso, dados los días transcurridos desde el momento en que aparecieron los síntomas de compresión medular hasta que fue operado por segunda vez, cuando las lesiones ya se habían consolidado.