Diario Vasco

Madrid, 18 oct (EFE).- El hospital Gregorio Marañón ha acometido obras de mejora en el Instituto Provincial de Rehabilitación (IPR), edificio que pertenece al centro sanitario madrileño, que han permitido mejorar las cuatro plantas de hospitalización en las que se ofrecerá de forma permanente 60 camas.

La mayor parte de esas habitaciones (34) son individuales, y 14 son dobles la mayoría en habitaciones individuales, para la atención de pacientes geriátricos, detalla el Gregorio Marañón en un comunicado difundido hoy.

El hospital ha llevado a cabo un proyecto de renovación del IPR para ampliar y mejorar las áreas de hospitalización y poner en marcha dos quirófanos, reanudando así, la actividad quirúrgica en el centro.

Estas obras se han realizado durante los meses de verano, aprovechando la baja de la demanda asistencial, explica la nota.

Durante estas obras, se han remodelado las cuatro plantas de hospitalización del IPR para garantizar una mayor adaptación de los espacios a las necesidades específicas de los pacientes geriátricos, a las que están destinadas.

Entre esas adaptaciones, se han reformado los baños, eliminando barreras y dotándolos de suelo continuo geriátrico, que mejora su funcionalidad y su seguridad. Además, se han adaptado los inodoros y mejorado la iluminación.

A su vez, en todas las plantas de hospitalización se ha llevado a cabo una reforma integral de la instalación eléctrica, fontanería, saneamiento, climatización y protección contra incendios, se han pintado y se ha sustituido la iluminación por tecnología led. También se ha cambiado el mobiliario de los controles de enfermería y farmacia.

Esta renovación permite dotar al IPR de actividad continúa en todas sus plantas durante todo el año y una mejora sustancial de las habitaciones disponibles para hospitalización de los pacientes del Servicio de Geriatría en un entorno adaptado a sus necesidades, concluye. EFE

jcf

.

El IPR cuenta ahora con En línea con las mejoras que marca la Consejería de Sanidad en la búsqueda de la humanización de la asistencia sanitaria, estas habitaciones individuales suponen un mayor confort y grado de intimidad, tanto para el paciente como para sus acompañantes. Asimismo, la mayoría cuenta con camas eléctricas para mayor comodidad del enfermo y los profesionales sanitarios.

No obstante, y en función de las necesidades asistenciales de la población, las habitaciones individuales podrán convertirse en dobles, pasando de 60 a 94 camas, un recurso con el que contará el Hospital Gregorio Marañón ante posibles demandas asistenciales.

Este importante número de camas, casi un centenar, suponen un incremento muy significativo en la oferta asistencial y funcionamiento del Servicio de Geriatría, ya que, además esas camas del IPR, este servicio continúa disponiendo de otras 14 camas, ahora en el Pabellón de Clínica, para los pacientes que sufran una reagudización de su proceso.

Igualmente mantiene en funcionamiento su Unidad Funcional de Ancianos con Fractura de Cadera, cuyos pacientes opera el Servicio de Traumatología y las interconsultas que precisen otros servicios.