Diario Vasco

Barcelona, 18 oct (EFECOM).- El Govern ha iniciado la tramitación de la nueva ley de cámaras de comercio, industria, servicios y navegación de Cataluña y ha aprobado hoy la memoria preliminar del anteproyecto de ley que prevé la creación de la Cámara General de Cataluña.

El objetivo de la futura ley es diseñar un modelo cameral renovado en Cataluña, que responda a las actuales necesidades de representación, promoción, defensa y prestación de servicios a las empresas que integran el tejido empresarial catalán, además de simplificar la función de tutela y flexibilizar los procesos de fusiones entre cámaras.

La memoria indica que para dar respuesta a las necesidades de "carácter más urgente" hasta que se apruebe esta nueva ley, la ley de acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat para 2017 contempla modificaciones de algunos artículos de la actual ley para agilizar posibles procesos de fusión de cámaras.

Según la Generalitat, la elaboración de una nueva ley de cámaras responde a que la actual regulación catalana ha quedado desfasada en algunos aspectos de su contenido.

La Generalitat pretende aprobar una nueva ley que se adapte al nuevo marco socioeconómico y a los cambios empresariales de los últimos años y que diseñe un nuevo modelo cameral de Cataluña.

La nueva normativa prevé la creación de la Cámara General de Cataluña como órgano de representación, promoción y defensa de los intereses generales del comercio, la industria, los servicios y la navegación de Cataluña.

Según el Gobierno catalán, la "complejidad actual" de las relaciones económicas requiere un entorno de mayor cooperación y coordinación con las líneas estratégicas de la Generalitat y el resto de instituciones ligadas a la actividad económica.

La Cámara General de Cataluña ha de ser no sólo un organismo de coordinación de la actividad cameral, sino que se prevé como una corporación de derecho público con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar para cumplir con sus finalidades.

Por ello, la ley abrirá la puerta para que la Cámara General de Cataluña pueda ejercer un papel clave en la implantación de las políticas estratégicas para las empresas catalanes, regulando la relación entre el Govern y las cámaras catalana y concrete la cooperación entre ellas.