Diario Vasco

Madrid, 18 oct (EFE).- El Montakit Fuenlabrada recibirá mañana (20.30 horas) al Khimki ruso en la segunda jornada del Grupo B de la Eurocopa, la primera noche europea del Fernando Martín en cinco años y un partido al que los locales llegan con tres derrotas consecutivas frente a un equipo que ha ganado dos veces este torneo.

En el sur de Madrid se vuelve a vivir baloncesto entre semana, Cinco años después de que el Fuenlabrada disputara la modesta Eurochallenge, el Montakit ofrecerá a los suyos la primera de las cuatro noches de Eurocopa que tienen aseguradas en la fase de grupos.

El conjunto madrileño, que arrastra tres derrotas consecutivas ante Unicaja, Alba Berlín y Movistar Estudiantes, ha alternado las buenas sensaciones con malos momentos, como los que le costaron tener más opciones en Berlín o ser sobrepasado por el Estudiantes, un club de su mismo nivel ante el que cayó por 86-74.

El entrenador del Montakit, José Ramón 'Jota' Cuspinera, se confesó "muy cabreado" en la rueda de prensa posterior y pidió un cambio de actitud a sus jugadores en lo defensivo.

"Quiero valentía. Quiero ganas de ganar. Quiero tirar del compañero para adelante. Y eso se llama coraje. Es que lo tenemos que tener todos. Coraje para entrenar cuando estamos todos cansados después de un viaje. Coraje para entrenar en un pre-partido, en un post-partido. Y coraje para tener la actitud que hay que tener durante 40 minutos en un partido", reclamó el entrenador.

Ante el Khimki, un equipo dirigido por el montenegrino Dusko Ivanovic (exentrenador del Baskonia en dos etapas y del Barcelona) que cuenta con dos títulos de la Eurocopa (2012 y 2015, este último con el ahora jugador de Fuenlabrada Marko Popovic en sus filas), el Fuenlabrada tiene un rival difícil para frenar la racha de derrotas, aunque sí para mostrar esa actitud diferente que quiere su técnico.

En Fuenlabrada saben que los partidos en casa son claves para intentar defender sus opciones de superar la fase de grupos de la Eurocopa, aunque en este momento el objetivo es darle una vuelta a las malas sensaciones y afrontar con mejor sabor de boca la dinámica de dos partidos semanales.

Para ello cuentan con Popovic, que conoce bien a este Khimki en el que jugó dos temporadas, como también lo hizo el base malagueño Carlos Cabezas, este año jugador naranja. El Fuenlabrada ya pudo contar el pasado domingo con el poste montenegrino Blagota Sekulic, sin minutos en Berlín por molestias en un pie.

En el equipo moscovita, del que han salido muchas estrellas tras la mala temporada pasada como el estadounidense Tyrese Rice y el finlandés Petteri Koponen (ambos al Barcelona), el esloveno Zoran Dragic o los estadounidenses James Augustine y Tyler Honeycutt; todavía permanecen jugadores como el ruso Alexey Shved, que no podrá jugar por lesión, o su compatriota Sergey Monia.

Además, han recuperado al pívot montenegrino Marko Todorovic (cedido el curso pasado en Bilbao) y cuentan con los exteriores estadounidenses Earl Rowland y Jacob Pullen, que conocen la liga española y fueron los máximos anotadores del equipo (15 y 13 puntos, respectivamente) en su victoria de la primera jornada de la Eurocopa contra el Lietuvos Rytas lituano.

El Fernando Martín se vuelve a poner de largo para una competición europea, en la que espera ver una cara diferente a la que ofreció su equipo en el Barclaycard Center ante Estudiantes y más parecida a la que presentaron la temporada pasada, marcada por la defensa y la salida rápida en transición.