Diario Vasco

Washington, 18 oct (EFECOM).- El índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos aumentó un 0,3 % en septiembre impulsado por el encarecimiento de la energía y la vivienda, lo que aceleró la inflación interanual hasta el 1,5 %, informó hoy el Departamento de Trabajo.

El IPC registró en septiembre su mayor incremento en cinco meses y en línea con las expectativas, después de haber aumentado un 0,2 % en agosto.

Así, la inflación acumulada en los últimos doce meses se situó en septiembre cuatro décimas por encima del dato anterior (1,1 %).

El dato del 1,5 % de inflación interanual fue, además, el mayor desde octubre de 2014, de acuerdo con el informe del Gobierno.

Sin tener en cuenta los precios de los alimentos y la energía, que son los más volátiles, el IPC subyacente registró el mes pasado un alza del 0,1 %, inferior al 0,2 % que anticipaban los analistas, y el dato interanual quedó en el 2,2 % frente al 2,3 % previo.

Tras haberse mantenido estables en agosto, los precios de la energía se recuperaron en septiembre y avanzaron un 2,9 %, con un encarecimiento de la gasolina del 5,8 % frente al descenso del 0,9 % del mes anterior.

En cuanto a los precios de la vivienda, crecieron el mes pasado un 0,4 %, su mejor ritmo desde mayo, y en el último año acumulan un incremento del 3,4 %, según el informe oficial.

Mientras, los precios de los alimentos no registraron cambios en septiembre, su tercer mes consecutivo sin variaciones.

La caída más acusada se produjo el mes pasado en los precios de la ropa, que disminuyeron un 0,7 %, y también bajó, en este caso un 0,1 %, el costo de los vehículos nuevos.

En otro informe paralelo, el Departamento de Trabajo detalló que los salarios promedio por hora disminuyeron un 0,1 % en septiembre con respecto al mes anterior, pero acumulan un incremento del 1 % en el último año.

La Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense, asumió explícitamente una meta de inflación anual del 2 % en 2012.

Ante la baja inflación en EEUU y la debilidad del crecimiento doméstico y global, la Fed está inmersa en un debate interno sobre si continuar o no con el ajuste monetario iniciado en diciembre pasado con la primera subida de los tipos de interés de referencia en casi una década.

Las actas de la última reunión de política monetaria de la Fed, divulgadas la semana pasada, mostraron que varios miembros del banco central "juzgaron que podría ser apropiado" un incremento de los tipos de interés "relativamente pronto" si el curso económico actual se mantiene sin cambios.

Por el contrario, "otros prefirieron esperar a contar con más evidencia" de que la inflación se está moviendo hacia la meta anual del 2 %.