Diario Vasco

Bruselas, 18 oct (EFECOM).- El director general del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling, instó hoy a la banca a recortar sus costes -con el cierre de sucursales y más consolidación del sector- y a reducir sus créditos morosos, en especial en países como España, donde superan el 10 % de los préstamos.

"Lo primero y ante todo, los bancos necesitan reducir de manera agresiva sus créditos morosos", aseguró el director general del fondo de rescate de la eurozona en el Foro del Mercado Financiero celebrado hoy en Luxemburgo.

Para ello, pidió que se adopte una "legislación adecuada" que facilite las transacciones, de modo que se aseguren los "incentivos adecuados para facilitar un reconocimiento rápido de las pérdidas", por lo que instó a los reguladores bancarios y los responsables políticos a actuar en este sentido.

"Los bancos en Europa necesitan recortar sus costes. Esto significa -al menos en algunos países- reducir el número de sucursales, y desplegar al máximo soluciones digitales. Pero en la mayoría de los países significa (acometer) una consolidación del sector", recalcó también Regling.

El director gerente defendió que la banca transfronteriza está subdesarrollada en Europa y, aunque reconoció que en el pasado las fusiones de este tipo no resultaron bien, lamentó la falta de una "verdadera banca paneuropea".

Regling también dirigió dos recomendaciones a los políticos europeos, dentro de su ambición de avanzar en la integración financiera en la zona del euro.

La primera de ellas es que se complete finalmente la Unión Bancaria, el ambicioso proyecto puesto en marcha en 2012 a calor de la crisis financiera que en los últimos meses se ha encallado, sin que se haya logrado un consenso para crear su tercer pilar: el polémico mecanismo europeo de garantía de depósitos.

"Es un asunto controvertido, porque los sistemas nacionales en vigor son muy diferentes y algunos países necesitarían reducir sus asuntos con los activos heredados que acumulan sus bancos antes de que pueda ponerse en marcha, por lo que llevará un tiempo. Pero es un paso crucial", advirtió Regling.

El director general del MEDE se refirió también a la necesidad de que se aplique de manera homogénea el marco regulatorio europeo financiero, así como que se cree un cortafuego común para el Fondo Único de Resolución Bancaria de la eurozona, que junto al Supervisor Único Bancario conforma los otros dos pilares de la Unión Bancaria.

Finalmente, Regling instó a que se lleve a cabo "mucho más trabajo" para avanzar hacia una Unión de Mercados de Capitales europea, un "proyecto europeo que conlleva armonizar las normas fiscales, corporativas y de bancarrota en la Unión Europea, para que sea más sencillo invertir de manera transfronteriza".

El economista alemán también argumentó que la situación de la eurozona es mejor de lo que se percibe, aunque reconoció que hay "problemas pendientes", entre ellos abogar por una mayor integración en un momento en que el voto a favor del "brexit" y el auge de los populismo complica defender el avance del proyecto europeo.