Diario Vasco

Madrid, 18 oct (EFE).- El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha dicho hoy que la Guardia Civil seguirá en Navarra y ha atribuido a un delito de odio la agresión sufrida el sábado en Alsasua por dos guardias civiles y sus parejas y no a actos de violencia callejera, que "ha pasado a la historia".

En declaraciones a TVE ha recordado que recientemente estuvo en Pamplona en un acto de la Guardia Civil y pudo comprobar el "calor popular" hacia este Cuerpo.

Ha comentado que el próximo jueves se cumplen cinco años desde que la banda terrorista ETA anunciara el cese definitivo de la actividad terrorista ya que vio que está "derrotada y aniquilada" pero ha añadido que "42 años de terrorismo no se van de la noche a la mañana y hay una patología social y un odio al que nos debemos enfrentar".

En este sentido ha advertido de que los delitos de odio están en el punto de mira de la Unión Europea y que están tipificados en el Código Penal español, aunque "será una labor que va a durar muchos años".

Jorge Fernández Díaz ha insistido en que si ETA se disuelve se podrá modificar la política penitenciaria para los reclusos de ETA pero "el Estado no va a escenificar ninguna negociación porque no hay nada que negociar" con los terroristas.