Diario Vasco

Almendralejo , 18 oct .- La inspección de oficio abierta por el Instituto de Consumo de Extremadura al denominado "smartphone extremeño" se centra en el etiquetado y en determinar si sus prestaciones "se ajustan o no" a las anunciadas.

En el caso de confirmar un posible fraude se abriría un "expediente sancionador", ha afirmado hoy a los medios la gerente del Instituto de Consumo de Extremadura (INCOEX), Leonor Martínez-Perera, antes de asistir a un acto sobre intermediación bancaria y vivienda en Almendralejo (Badajoz).

Ha añadido que también se podría "estar hablando de un tema de competencia desleal", si bien esto ya sería una cuestión de otras empresas hacia Zetta Smartphone "por haber usado determinadas características o el origen del producto que luego no se ha correspondido con la realidad".

En el marco de la inspección de oficio, el INCOEX tiene en su agenda una visita a la tienda de la empresa en Zafra, unos trabajos que comenzaron ayer y continuarán hoy.

En el caso de que se encuentre cerrada "o no encontremos respuesta", ha precisado Martínez-Perera, se acudiría a alguna tienda que venda estos terminales para comprobar un posible "reetiquetado" y si las características del terminal se ajustan a lo que se publicita.

Por otra parte, la portavoz del Gobierno extremeño, Isabel Gil Rosiña, ha dicho hoy, tras ser preguntada sobre esta cuestión en rueda de prensa, que la Junta "no puede mostrar una opinión sin recabar la necesaria información" solo por el hecho de que "se haya suscitado una polémica en las redes sociales".