Diario Vasco

Barcelona, 18 oct (EFE).- Una de cada cuatro mujeres cree, erróneamente, que la principal causa del cáncer de mama es la herencia genética, según una encuesta realizada por Salud de la Mujer Dexeus a más de 2.600 mujeres.

Los resultados de la encuesta también revelan que una de cada tres tampoco sabe que existen test específicos mediante un análisis de sangre para evaluar el riesgo genético si se desea conocer ese dato o se tienen antecedentes familiares.

Asimismo, la mayoría tampoco conoce bien todos los síntomas de alerta, y más de un 67 % no realiza una autoexploración cada mes.

En cuanto al tratamiento, un 76 % de las mujeres desconoce que la quimioterapia reduce la fertilidad, y un 22 % no sabe qué puede hacer en este caso si desea ser madre en un futuro.

Salud de la Mujer Dexeus ha informado de que el cáncer de mama es una enfermedad de origen multifactorial, cuya causa todavía no se puede determinar y que sólo un 10-15 % de los casos diagnosticados son de origen hereditario.

El 90-85 % restante también tiene un componente genético pero es esporádico: son mutaciones que se producen en el curso de la vida de una mujer, es decir, no heredadas.

La encuesta, realizada con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama que se conmemora mañana, se ha realizado con las respuestas de 2.621 mujeres de edades comprendidas entre los 20 y los 85 años.

El objetivo de esta encuesta, que se envió online y ha sido respondida de forma completamente anónima, era averiguar qué saben y qué no saben actualmente las mujeres sobre esta enfermedad y su tratamiento, con el fin de mejorar su información y reforzar la prevención y la detección precoz de esta patología, que es el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres.

Según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) cada año se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos casos en España.

Los resultados revelan que aunque la mayoría de las mujeres están bien informadas sobre la importancia de tomar medidas preventivas y de hacerse revisiones ginecológicas completas de control de forma regular, todavía tienen dudas sobre algunas cuestiones importantes, cómo los síntomas de alerta y la utilidad de la autoexploración para reforzar la detección precoz.

Además, a una tercera parte les falta información sobre los avances que actualmente están a su alcance para evaluar el riesgo genético o preservar su fertilidad en el caso de que sean diagnosticadas y no quieran renunciar a la maternidad.

Un 40 % de las encuestadas no sabe que la mamografía es la mejor técnica para efectuar el diagnóstico, y más de un 67 % admite que no realiza la autoexploración mamaria de forma regular o no sabe cómo hacerla (especialmente las jóvenes: un 45 % de ellas afirma no saberlo), cuando se trata de una técnica altamente recomendada y complementaria a la mamografía para aumentar el diagnóstico precoz.

Más del 95 % sabe que la detección de un nódulo en el pecho o que un nódulo en la axila (un 87 %) pueden ser un síntoma indicativo, pero menos de la mitad asocia una retracción fija de los pezones o una hendidura o retracción de la piel con esta enfermedad, cuando también pueden ser síntomas indicativos, al igual que la secreción de líquido (que no sea leche materna), la hinchazón o el engrose y descamación de la piel.

En cuanto al estilo de vida, más del 70 % no fuma y más del 62 % afirma que sigue una dieta equilibrada, mientras que un 54 % asegura que controla la ingesta de café y alcohol, un 55,4 % utiliza siempre cremas de protección solar cuando se expone al sol y más del 45 % realizan ejercicio de forma regular y se mantienen en su peso.

Solo un 13,4 % indica que no lleva a cabo ninguna medida de protección específica para prevenir el cáncer de mama.