Diario Vasco

Vigo, 18 oct (EFE).- El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha asegurado este martes que en el gobierno local no contemplan "en absoluto" la privatización del estadio de Balaídos, después de que el presidente del Celta, Carlos Mouriño, haya planteado la compra de esta instalación de propiedad municipal.

En declaraciones a los medios, Caballero ha recalcado que Balaídos es "un gran patrimonio histórico" de Vigo y que "forma parte del alma de la ciudad", y ha añadido que "siempre lo va a ser".

"Dicho esto", ha abundado el regidor vigués, "el Celta lo tiene a su entera disposición. Es para eso. Balaídos y Celta son dos nombres que están juntos, no se pueden separar. Nadie concibe el uno sin el otro. Son parte del mismo proyecto".

Caballero ha hecho hincapié en que el club es "otro patrimonio de la ciudad, un patrimonio global del que estamos encantados de su marcha" deportiva, y ahí ha felicitado a la directiva encabezada por Carlos Mouriño, con quien ha dicho tener una relación "fluida", aunque más adelante no ha aclarado cuándo fue su última reunión.

Ha subrayado que el Celta "va a tener siempre toda la cooperación de esta ciudad" mientras sea alcalde, con la única condición de que "hay que cumplir las normativas y las leyes. Dentro de eso, toda la cooperación en la ciudad deportiva y en lo que plantee, porque ese es un patrimonio colectivo de la ciudad", ha aseverado.

Preguntado por la posible venta masiva de acciones a inversores extranjeros, Caballero ha vuelto a señalar que lo que sabe, lo sabe por la prensa, y que hasta que no le trasladen el "proyecto de futuro" de la directiva celeste, "de qué forma, y si contemplan algo que cambie la situación actual", no hablará al respecto.

Caballero ha insistido en que "el Celta es conjuntamente con Balaídos un gran patrimonio histórico de esta ciudad", y por eso quiere conocer "en profundidad, en el detalle", el proyecto de la directiva, por cuanto es "un tema de la mayor importancia" para Vigo.

Por lo demás, ha reiterado la intención del gobierno local de que Vigo tenga "un campo del nivel europeo que merece" con las obras de remodelación en marcha.

El último hito fue la colocación ayer de una segunda parte del armazón de la cubierta de la grada de Tribuna Baja.

Caballero ha recordado que ya está la licitación la reforma de la grada de Río y que habrá que consensuar con club y afición el inicio de los trabajos, si a mitad de temporada o en verano.

Asimismo, ha indicado que Diputación de Pontevedra y Ayuntamiento de Vigo avanzan en el proyecto de la grada de Marcador y ha criticado que Zona Franca y Xunta no hayan querido involucrarse en estas obras.