Diario Vasco

Bruselas, 18 oct (EFE).- El Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) instó hoy a reforzar la gobernanza de la Comisión Europea (CE), pues en la actualidad "difiere de las mejores prácticas aplicadas por los organismos internacionales y públicos o no las sigue en su totalidad".

De acuerdo con un nuevo informe del TCE, las últimas reformas organizativas han empezado a abordar algunos de los riesgos que entraña la cultura de "compartimentos estancos", pero los auditores insisten en la necesidad de mejorar la gobernanza para todo el Ejecutivo comunitario.

En ese sentido, señalan que si bien el Servicio de Auditoría de la Comisión se centra en el control interno, la competencia de supervisión del gasto efectuado fuera del Ejecutivo comunitario recae en las distintas direcciones y unidades, lo que limita la información presentada al Comité de Seguimiento de las Auditorías.

Además, el estudio afirma que el papel y la composición de dicho comité son "más limitados que en los comités de auditoría de organismos internacionales similares".

Aunque los auditores admiten que en los últimos años la Comisión ha empezado a adjuntar a las cuentas información de carácter no financiero, afirman que proporciona menos información de esta índole que organizaciones comparables.

Ante los resultados del informe, el Tribunal de Cuentas propone a Bruselas reunir la información disponible para crear un informe único o una serie única de informes de rendición de cuentas presentados con tiempo para su auditoría y adelantar la publicación de las cuentas anuales.

También sugiere actualizar y publicar sus mecanismos de gobernanza de manera periódica, explicar los motivos por los que puede decidir no seguir las mejores prácticas y convertir el Comité de Seguimiento de las Auditorías en un comité de auditoría con una mayoría de miembros externos e independientes, además de ampliar su mandato.

"La gobernanza actual de la Comisión es funcional pero hay que actualizarla. Es preciso que la Comisión sea un modelo en materia de gobernanza, a la vanguardia de las innovaciones en buenas prácticas", afirmó el miembro del TCE y responsable del informe, Lazaros S. Lazarou.

El Ejecutivo comunitario ya aprobó en el año 2000 el Libro Blanco "La reforma de la Comisión" para modernizar la gobernanza de la institución y, en respuesta a los auditores, recalcó su esfuerzo "por ajustarse a la evolución de las buenas prácticas en la materia".