Diario Vasco

Bruselas, 18 oct (EFE).- Hasta once académicos canadienses han instado a la región belga de Valonia, de algo más de tres millones y medio de habitantes, a "resistir las presiones" y mantenerse en su rechazo al acuerdo de libre comercio negociado por la Unión Europea y Canadá (CETA), que hoy intentan respaldar los ministros europeos.

Esta presión "intenta influir en los procesos democráticos y gubernamentales", subrayan los expertos en una carta abierta al Parlamento valón, que el pasado viernes impuso un veto al acuerdo, informó hoy la cadena pública francófona RTBF.

Los ministros de Comercio de la Unión Europea se reúnen hoy en un Consejo en Luxemburgo convocado especialmente para tratar de dar el respaldo de los Veintiocho a la firma del tratado, algo que la comisaria europea del ramo, Cecilia Malmström, reconoció que es improbable que ocurra dado que persiste el rechazo de Valonia.

Los académicos responsables de la misiva aseguran en ella contar con "amplia experiencia" en el ámbito de los acuerdos de libre comercio y en tribunales de arbitraje creados para resolver los conflictos entre estados e inversores.

En su opinión, el CETA "obstaculizará las políticas públicas en numerosas áreas" como los servicios públicos y los de salud en particular, el derecho laboral, la agricultura o incluso los precios de los medicamentos, destaca la RTBF.

En ese sentido, recordaron que vienen denunciando desde 1994 "abusos" supuestamente cometidos por Canadá en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés), en el que participa ese país junto a Estados Unidos y México.

En concreto, denunciaron que el acuerdo UE-Canadá incluirá un sistema de tribunales al margen de los órganos de justicia nacionales para abordar quejas de inversores extranjeros contra países concretos.

"Canadá ha tenido que pagar numerosas indemnizaciones a raíz de esas denuncias, ha modificado decisiones gubernamentales o su proceso de decisión para tener en cuenta los intereses de los inversores extranjeros o reducir riesgos de responsabilidad potencialmente enormes", subrayaron los académicos.

La misiva concluye con un mensaje a los parlamentarios y ciudadanos de Valonia: "Ustedes han dado prueba de gran valor al oponerse al CETA (...) Apoyamos sus elecciones democráticas", subrayan los expertos canadienses.

La comisaria de Comercio aseguró hoy que no podrá celebrarse como está previsto el día 27 de octubre una cumbre UE-Canadá para firmar formalmente el tratado sin la unanimidad de los 28 Estados miembros de la UE, para lo que es necesario que la región de Valonia -con competencia en el ámbito del comercio internacional en el Estado federal belga- dé su aprobación.

El ministro belga de Exteriores, Didier Reynders, confió hoy en que ese visto bueno llegue en la cumbre de líderes de la UE de este jueves y viernes en Bruselas.

Para convencer a Valonia y otros países que tenían dudas sobre el CETA, la Comisión Europea ha propuesto una "declaración interpretativa" con valor jurídico pero que no modifica el texto del acuerdo que recalca que no se rebajarán los estándares europeos ni se obligará a privatizar servicios públicos.