Diario Vasco

Madrid, 13 jun (EFE).- Estiramientos, retoques de maquillaje y muchos nervios reinaban entre las bailarinas que esperaban esta tarde en el Nuevo Teatro Alcalá para competir en la recta final de la audición que las podría convertir en las próxima 'Baby' del montaje teatral 'Dirty Dancing', que llegará a Madrid en noviembre.

José Luis Sixto, director de escena de 'Dirty Dancing. El clásico del cine ahora en teatro', que se estrenará en la capital y continuará de gira nacional, ha contado en declaraciones a Efe que además de la técnica, que "siempre es importante", para llevarse el papel en estos procesos de selección pesa mucho la "actitud".

"Se necesita algo más que hacer unos movimientos correctos. Una sonrisa, una manera de actuar que nos transmita que esa persona quiere el papel de verdad y que consiga que nuestros ojos se posen en él o ella", esa es la "receta" para conseguir una plaza en musicales como este.

A eso de las 16.30 de la tarde, las chicas y los chicos preseleccionados preparaban juntos la última coreografía siguiendo los pasos de Mateo Tugnoli y Marta Melchiorre, coreógrafos de la productora italiana que giran por todo el mundo con el montaje.

"Es duro ir eliminando a gente pero también es muy satisfactorio cuando encuentras a bailarines y actores que te enamoran por encima de los demás", explica Sixto.

Bajo la dirección de Federico Bellone esta producción tratará de transmitir, aún de manera "más cercana" y "emocionante", los sentimientos que en su día provocaron los actores Jennifer Gray y Patrick Swayze en la película.

"Los espectadores se sentirán identificados con esta iniciación emocional a la vida", opina Sixto sobre esta historia que traslada a los espectadores a 1963 y cuenta como "Baby", una adolescente de 17 años que está de vacaciones con su familia, conoce en una fiesta de un hotel a Johny Caste, quien cambiará su vida para siempre.

"Yo estoy especialmente ilusionado. Hace años fui el director encargado de hacer el casting de este montaje cuando se iba a estrenar en el Teatro Coliseum y que al final, sin razón oficial, no vio la luz", explica el director escénico que ha visto en este proyecto la manera de "concluir" aquel trabajo que no llegó a "culminar".

Este espectáculo, en el que la música en vivo es la protagonista y ya se ha estrenado en países como Australia, Estados Unidos, México o Francia, llega a España de la mano de Iñaki Fernández, "cabeza" de la productora Letsgo Company.

"El sabor de cada país es diferente y marca el montaje. La forma de expresarnos y la cercanía del público español también hará especial esta producción", concluye Sixto ilusionado con este trabajo.