Diario Vasco

Lisboa, 21 ago (EFE).- Una inédita tasa para los aparatos que permitan grabaciones, como los teléfonos móviles o tabletas, es la propuesta aprobada hoy por el Gobierno portugués con el objetivo de remunerar a los autores y artistas con entre 15 y 20 millones de euros.

La ley, aprobada hoy en el Consejo de Ministros, deberá, no obstante, ser votada en el Parlamento luso, donde los partidos conservadores que apoyan el Ejecutivo son mayoría, y, después, sancionada por el presidente luso, Aníbal Cavaco Silva, para su entrada en vigor.

El secretario de Cultura de Portugal, Jorge Barreto-Xavier, justificó la ley por tratarse de una directiva comunitaria y por la necesidad de actualizar las tasas en los dispositivos más modernos, pues la actual lista ya estaba obsoleta.

La ley de la copia privada en Portugal permite que un particular haga una copia para uso personal de música, película u otra expresión incluida por la protección del derecho de autor y compensa a los autores porque su trabajo circule.

Las tasas que se recaudarán con esta ley actualizada no serán ingresos para el Estado portugués y sí para las entidades gestoras de los derechos de autor y artistas, como la Sociedad Portuguesa de Autores, encargadas de remunerar a quienes producen las obras.

En caso de que haya un excedente, éste irá parar a un Fundo de Fomento Cultural, apuntó Barreto-Xavier.

En la revisión de la ley que examinará el Parlamento luso no está contemplado los ficheros en internet (en nube o 'cloud').

Es una norma compleja y "no muy bien entendida por la mayoría de las personas", admitió el secretario de Estado.

Según el Ejecutivo, esta norma es diferente a la española, porque en Portugal es el usuario el que paga y no todos los contribuyentes.

El Gobierno luso aprobó hoy también la creación de un plan para combatir la violación del derecho de autos y derechos conectados y una propuesta que clarifica las organizaciones representantes de derechos autor y similares.