diariovasco.com
Miércoles, 16 abril 2014
claros
Hoy 12 / 17 || Mañana 11 / 19 |
más información sobre el tiempo
Agencias
Estás en: > > >

Las chirigotas de Cádiz y una banda catalana dan vida al carnaval australiano

Rocío Otoya
Sídney (Australia), 8 feb (EFE).- Las chirigotas de Cádiz y una banda catalana de música callejera forman parte este año del peculiar "Carnaval del Pueblo de la República de Fremantle", en Australia, donde además se juzga y condena a un personaje polémico antes de celebrar su funeral.
Los "rebeldes" habitantes de esta república virtual -en Australia rige la monarquía parlamentaria- han decidido revertir el orden establecido en la localidad portuaria de Fremantle, a 20 kilómetros al sur de Perth, con una fiesta popular que persigue explorar las raíces de los carnavales y celebrar la multiculturalidad de la zona.
Como parte del espectáculo "Reclama la máscara", un coro "se pasea por las calles cantando canciones con contenidos satíricos y burlándose de los políticos locales", explica a Efe, el organizador del Carnaval de Fremantle, Stephen Bennets.
"Es la primera vez que hemos integrado un espectáculo carnavalesco de Cádiz", añade Bennets, en alusión a una de las fiestas populares más importantes de España, caracterizada por sus chirigotas, comparsas y, sobre todo, sus coplas corrosivas cargadas de humor.
Así, los músicos espetan las coplillas satíricas sobre la realidad del país ante los clientes de los cafés o restaurantes y los transeúntes que encuentren a su paso por Freo, como es llamada cariñosamente esta ciudad que recibió el nombre de Charles Howe Fremantle, el capitán inglés que reclamó en 1829 la posesión de Australia Occidental para la Corona Británica.
En la apertura del Carnaval de Freemantle, que se celebra del 1 y el 12 de febrero, participa también una banda callejera catalana (Catalan Street Band), en medio de un acto satírico en el que la maestra de ceremonias es una tal Julia Gohard, una encarnación burlesca de la primera ministra de Australia, Julia Gillard.
Los asistentes, todos vestidos de bufones, reyes, obispos y otros personajes burlescos, escucharon atentamente la nominación del rey del Carnaval de este año: el polémico periodista radiofónico Alan Jones, que en 2012 causó revuelo mediático tras decir que el padre de Gillard murió avergonzado por las mentiras políticas de su hija.
Alan Jones -quien sucede este año en el trono de este "rey tonto" a personajes como Julian Assange, el fundador de Wikileaks, o al magnate minero Andrew 'Twiggy' Forrest- será sometido en los próximos días a un juicio ficticio en el que afrontará diversos cargos por los pecados y el caos creado durante el Carnaval de Fremantle.
Después, este rey atontado será ejecutado y su muerte generará una fiesta fúnebre carnavalesca al mejor estilo de estas fiestas populares que se celebran en todo el mundo.
El Carnaval de Fremantle, que cumple su cuarta edición, nació en el año 2009 en los jardines de la vivienda de Bennets y con el transcurso de los años "se ha hecho más grande, más político y divertido", relató su organizador.
La actual edición del Carnaval del Pueblo de la República de Fremantle incluye exhibiciones fotográficas sobre las máscaras, la proyección de un documental sobre los orígenes del carnaval en los Alpes, talleres para elaborar máscaras y disfraces.
Las mujeres también tienen una sección especial con el Carnaval alemán Weiberfastnacht, inspirado en la fiesta de Colonia y en el que las féminas tomarán preso al alcalde y cortarán las corbatas de los hombres como un símbolo de castración.
Además habrá cabaret femenino con espectáculos burlescos, música en vivo y mucha comedia, mientras que los niños también tendrán este fin de semana un carnaval con actos circenses y la participación de cuentacuentos y un gran baile de máscaras con la reina del Carnaval de las Islas Seychelles, Grace Barbé. EFE
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.