diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
nuboso
Hoy 13 / 22 || Mañana 15 / 17 |
más información sobre el tiempo
Agencias
Estás en: >
> >

Un juzgado de Bilbao rechaza proteger como obra de arte un diseño industrial

Bilbao, 24 dic (EFE).- Un juzgado de Bilbao ha rechazado indemnizar a un diseñador que hizo los bocetos de los asientos instalados en diversos aeropuertos de todo el mundo al entender que su diseño industrial no es lo suficientemente creativo como para ser catalogado obra de arte amparada por la Ley de Propiedad Intelectual.
El tribunal sí ha condenado, en cambio, a la empresa de Vitoria IMAT, que ha comercializado las bancadas producidas sobre los dibujos y planos del demandante, a pagarle unos 1.119.500 de euros por el porcentaje que le corresponde de las ventas de esos asientos desde 2004, según la sentencia a la que ha tenido acceso EFE.
El Juzgado de lo Mercantil número 1 de la capital vizcaína ha estimado parcialmente la demanda que interpuso un diseñador para reclamar la titularidad del modelo industrial de esos bancos que él había plasmado como un boceto en el año 1993 y que en la actualidad están instalados en el aeropuerto Bilbao-Loiu y en otros de diferentes países.
La resolución reconoce que el diseñador "fue el autor del diseño industrial registrado por IMAT y comercializado con el nombre de bancada SARDI", después de que el propio demandante cediera a la empresa sus derechos de fabricación y comercialización a cambio de un 7 % de la facturación que obtuviera por ella.
El juez ha entendido que cuando la empresa "solicitó y obtuvo el registro del modelo industrial" para esos asientos, "sabía que el autor del diseño" era el demandante, pero "tramitó la solicitud sin conocimiento" ni consentimiento del diseñador y, por tanto, "el registro lo obtuvo de mala fe".
Por ello, la sentencia condena a la empresa a transferir al demandante el registro de su diseño industrial y a abonarle el porcentaje que acordaron por la facturación derivada de la comercialización del sistema de bancada SARDI "o cualquiera de sus derivados", que se han fabricado posteriormente sobre ese diseño inicial.
Así, ordena a IMAT abonar 1.119.500 euros al diseñador por la comercialización de los asientos SARDI y MASTER, desde 2004 hasta 2010, así como recuerda que también le tendrá que pagar ese porcentaje acordado de las ventas futuras.
El demandante reclamaba además que la empresa fuera condenada a indemnizarle por "haber vulnerado los derechos de su propiedad intelectual" al fabricar una derivación de su diseño original y que IMAT fuera obligada a suspender su producción y fabricación.
Sin embargo, el juez aclara que ese segundo modelo comercializado por IMAT "es idéntico al sistema de bancadas SARDI, del que únicamente se diferencia en detalles irrelevantes" ya que "incorpora dos brazos y un distinto pie, pero el resto del diseño es prácticamente idéntico".
Pero, el juez ha dictaminado que el diseñador "no tiene derecho" a esa indemnización porque su diseño "no puede ser considerado una obra de arte, objeto de la protección que confiere la Ley de Propiedad Intelectual".
Según establece la sentencia, "el diseño industrial creado por el demandante no tiene la originalidad creativa suficiente para ser considerado una obra de arte" y poder exigir que permanezca inalterable. EFE
CONDICION:%%%,%%%,%%%, DE BILBAO
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.