diariovasco.com
Miércoles, 16 abril 2014
claros
Hoy 12 / 17 || Mañana 11 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La pelota que mató a Íñigo Cabacas fue disparada a unos 25 metros

informe sobre el caso

La pelota que mató a Íñigo Cabacas fue disparada a unos 25 metros

«No puede determinarse la posición exacta» del ertzaina que realizó el disparo mortal, según el informe de Balística del Cuerpo Nacional de Policía

21.09.13 - 12:05 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La pelota de goma que acabó con la vida de Íñigo Cabacas en el callejón de María Díaz de Haro la noche del 5 de abril de 2012, tras el partido entre el Athletic y el Shalke, fue disparada por la Ertzaintza a una distancia aproximada de unos 25 metros, según concluye el peritaje solicitado por las partes y encargado por la jueza instructora Ana Torres al Cuerpo Nacional de Policía, al que ha tenido acceso este periódico. La Policía Científica de dicho cuerpo sostiene en una de sus conclusiones que «no puede determinarse la posición exacta» del tirador, aunque sí «se deduce el área probable triangular» donde estaba ese agente con respecto a la víctima: a lo largo de una línea de entre cuatro y nueve metros, a la altura de los coches aparcados en batería en la calzada más próxima al callejón. El informe -realizado por el Laboratorio de Balística Forense de la Unidad Central de Criminalística- fue entregado ayer por la mañana a las partes, e incluye una reconstrucción animada en 3D de cómo sucedieron los hechos en base a dos posibles hipótesis: un tiro directo o con rebote.

El joven de 28 años de Basauri, conocido por sus amigos como 'Pitu', falleció cuatro días después de resultar herido en el hospital de Basurto en el que permanecía ingresado en estado de coma con un estallido craneal. El entonces director de la Ertzaintza, Antonio Varela, afirmó en el Parlamento de Vitoria que el material antidisturbios se había lanzado a no menos de 23 metros. El propio consejero Rodolfo Ares anunció que desde aquel día la distancia mínima a la que la Ertzaintza debía disparar las pelotas de goma se elevaba de 25 a 35 metros.

Los especialistas de la Comisaría General de Policía Científica recibieron el encargo el pasado 22 de noviembre y desde entonces han realizado un concienzudo estudio, en el que han utilizado hasta un radar del Ejército para medir la velocidad de las pelotas. El pasado 20 de junio se reconstruyó el escenario en el callejón, con los testigos que han declarado en el juzgado y las terrazas de los bares tal y como estaban aquel día. Tras recibir el aviso de que había una persona herida, los ertzainas fueron recibidos con una lluvia de objetos, que respondieron con una carga. Por orden del juzgado, fueron remitidas a Madrid doce escopetas 'Benelli', que se correspondían en código con las utilizadas entonces; sesenta pelotas de caucho y otros tantos cartuchos, que luego fueron ampliados a 150 unidades de cada uno debido al gran número de pruebas que hicieron.

También contaron con las testificales y el determinante informe de la autopsia, según el cual, Íñigo presentaba un «severo traumatismo cráneo-encefálico con foco de fractura y ligero hundimiento». «Exteriormente» se observaba un hematoma con «forma circular de un diámetro aproximado de 55 milímetros».

Precisión «muy deficiente»

El informe de Balística descarta que la pelota fue lanzada a bocajarro, a menos de 1,25 metros, ya que «no consta coloración asociada a la presencia de residuos de disparo en la epidermis del fallecido» y sitúa la distancia más probable en unos 25 metros. Establece dos posibles hipótesis, que el caucho rebotara en el suelo antes de impactar, o que fuese un «tiro tenso» o directo. En el primer caso, el ertzaina se situaría a lo largo de una línea de 4,80 metros, a 25 de la víctima, justo entre los vehículos estacionados. En el segundo, la raya imaginaria en la que estaría colocado el escopetero, como se les conoce en el argot policial, aumenta a nueve metros, detrás de los coches, a unos 28 metros de 'Pitu'.

Los autores del informe destacan la «ausencia de bibliografía» de pruebas balísticas realizadas con pelotas de goma, y la dificultad que ha supuesto para ellos no haber iniciado la investigación en el momento de los hechos. En una de las siete conclusiones finales sostienen que el material recibido, armas y munición, estaba «en perfectas condiciones de uso». Los especialistas advierten de que este tipo de armas tiene una precisión «muy deficiente» a más de 17 metros, es decir que no se puede apuntar a un blanco, y que a partir de 20 el vuelo resulta «errático».

El informe no desvela la principal incógnita del caso, si se podrá llegar a conocer quién efectuó el disparo que mató a Íñigo y si podrá imputarse a alguno de los agentes que participaron en el operativo o a sus mandos. El Departamento de Seguridad apartó del servicio en la comisaría de Bilbao a seis ertzainas -cuatro patrulleros, un suboficial y un oficial-, que están ahora destinados a otras tareas mientras se resuelve el caso.

En Tuenti
Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.