Prisión incondicional para los dos presuntos etarras detenidos en Urnieta y Andoain

El juez imputa a Jon Lizarribar Lasarte y Rubén Gelbentzu los delitos de pertenencia a banda armada, cuatro delitos de estragos y seis de asesinato terrorista en grado de tentativa

EFEMADRID
Fotografías facilitadas por el Ministerio del Interior de Jon Lizarribar Lasarte, y Rubén Gelbentzu González. / Efe/
Fotografías facilitadas por el Ministerio del Interior de Jon Lizarribar Lasarte, y Rubén Gelbentzu González. / Efe

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha decretado este jueves prisión incondicional para los dos presuntos etarras detenidos el martes en Urnieta y Andoain por integrar en 2002 un comando que cometió cuatro atentados con bomba que hirieron a seis personas.

Moreno imputa a los dos presuntos integrantes del comando 'Izarbeltz' (estrella negra) de ETA, Jon Lizarribar Lasarte y Rubén Gelbentzu González, los delitos de pertenencia a banda armada, cuatro delitos de estragos y seis de asesinato terrorista en grado de tentativa, han informado fuentes jurídicas.

El juez les atribuye cuatro atentados cometidos en 2002: la colocación de un coche bomba en el campus de la Universidad de Navarra; el atentado con coche bomba en un aparcamiento de El Corte Inglés de Zaragoza, y la colocación de sendas bombas contra la empresa Ultracongelados Virto de Azagra (Navarra) y la compañía Uvesa de la localidad navarra de Arguedas.

Además, se les considera responsables de la colocación, el 29 de noviembre de 2002, de sendas bombas contra la empresa Ultracongelados Virto de Azagra (Navarra) y la compañía Uvesa de la localidad navarra de Arguedas. Tras las detenciones, la Guardia Civil registró durante más de ocho horas los domicilios de los dos arrestados.

Según se desprende del estudio de "numerosa documentación" de ETA intervenida en Francia a varios dirigentes de la banda, el comando "Izarbeltz" dependía orgánicamente de una estructura superior de ETA denominada "Basajaun", que dirigía y coordinaba, a través de etarras "liberados" venidos de Francia, a 16 colaboradores divididos en cuatro "taldes" legales -no fichados- que actuaban en suelo español.

Un mensaje entre los responsables de "Basajaun" dirigido a la cúpula de ETA, incautado al dirigente terrorista Juan Antonio Olarra Guridi, llevó a los investigadores del instituto armado a vincular estos cuatro atentados sin esclarecer con los dos detenidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos