diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 14 / 16 || Mañana 12 / 14 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Piden 13 años de cárcel y 20 de internamiento al acusado de asesinar a su tío en Lasarte-Oria

SUCESOS

Piden 13 años de cárcel y 20 de internamiento al acusado de asesinar a su tío en Lasarte-Oria

El Ministerio Público reclama que el procesado compense a cada uno de los hermanos del fallecido con 10.218 euros

22.02.13 - 18:35 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La Fiscalía de Gipuzkoa pide penas que suman trece años y diez meses de cárcel, así como otros veinte de internamiento psiquiátrico, para un joven acusado de asesinar con una escopeta a su tío mientras éste dormía en el caserío familiar de Lasarte-Oria.

El escrito de acusación provisional del Ministerio Público, imputa al procesado, que cuando ocurrieron los hechos tenía 24 años, un delito de asesinato, otro de allanamiento de morada, un tercero de tenencia ilícita de armas y un delito de daños causado mediante incendio, si bien le aplica la eximente incompleta de trastorno mental, ya que padece esquizofrenia paranoide y está afectado por un "consumo perjudicial de tóxicos" asociado a coeficiente intelectual "límite".

Según este documento, los hechos ocurrieron sobre las 3.30 horas del 7 de abril de 2012, cuando el joven se dirigió en coche al caserío familiar, situado en la calle Buenos Aires de Lasarte-Oria y que era propiedad de su padre y de los siete hermanos de éste.

El texto explica que el joven acudió al inmueble con "el firme propósito de acabar con la vida de su tío" José Antonio, de 45 años, quien residía en el caserío junto a otro hombre que colabora en el cuidado de los animales de la explotación.

El escrito concreta que el acusado se encontraba "resentido" con su tío porque cuatro días antes "le había reñido por llevar a la vivienda a una persona ajena a la familia", además de "guardarle rencor" porque pensaba que el fallecido y otro de sus tíos "mandaban" en la finca "en perjuicio de su padre".

Como las puertas del caserío se encontraban cerradas y él carecía de llaves, al llegar al inmueble el acusado se dirigió a la cuadra de las vacas y trepó por una escalera de mano hasta un granero, desde el que, tras dejar atrás otra estancia, descendió al establo de los caballos por el que accedió al recibidor de la planta baja, ya en la parte del inmueble destinada a vivienda.

A continuación, fue al salón-comedor donde se guardaban dos escopetas, tomó una de ellas -a pesar de carecer de permiso de armas-, la sacó de su funda, la cargó con tres cartuchos y se dispuso a esperar a su tío, presuntamente con la intención de "dispararle y acabar con su vida".

«No pudo reaccionar para defenderse o impedir el ataque»

No obstante, "como el tiempo transcurría sin que su familiar bajase, decidió subir a su dormitorio" y, al encontrarse la puerta cerrada por dentro, la abrió de "una patada", tras lo que entró en la habitación y presuntamente disparó en tres ocasiones contra su allegado, quien "no pudo reaccionar para defenderse o impedir el ataque".

Los disparos alcanzaron al hombre en el muslo izquierdo junto a la ingle, en el abdomen y en la axila derecha y le dejaron "malherido", según detalla el escrito de la Fiscalía.

Al comprobar que su tío seguía con vida, el imputado, "cuyo único propósito era matarle", bajó de nuevo al comedor, cargó la escopeta con otro cartucho y volvió a subir, se acercó a la cama donde yacía su pariente y, "para asegurar su muerte", presuntamente le colocó el cañón del arma en la cabeza y le disparó.

El texto del Ministerio Público considera que el hombre "no pudo hacer nada para defenderse, salvo intentar cubrirse la cara con la mano izquierda".

Fue esta última herida en la cabeza la que causó la muerte del perjudicado "por destrucción de centros vitales encefálicos, alrededor de las 6.45 horas del 7 de abril".

Tras el crimen, el joven salió del caserío por el mismo camino por el que entró, llevándose la escopeta y los cartuchos disparados, aunque uno de ellos se le cayó en la escalera cuando descendía a la planta baja.

Al salir al exterior, el acusado presuntamente prendió fuego al coche del otro tío al que reprochaba que "mandara" en el caserío. El incendio se extendió a otro turismo estacionado en las proximidades.

A continuación, el inculpado se dirigió al puente de Santu Enea de Usurbil, donde se deshizo del arma y de los cartuchos arrojándolos al río Oria.

El texto de la Fiscalía aclara que el acusado se encontraba en tratamiento psiquiátrico desde mayo de 2007 con una evolución positiva, si bien unos meses antes de los hechos presuntamente "recayó en el consumo de drogas" y "descuidó su tratamiento".

El día de los hechos "había consumido una raya de speed" y "todo ello motivó que sus facultades intelectivas y volitivas se encontraran limitadas en relación con los hechos cometidos".

Además de las penas de privación de libertad señaladas, el Ministerio Público reclama que el procesado compense a cada uno de los hermanos del fallecido con 10.218 euros" y con 900 euros más al propietario del coche incendiado, ya que el dueño del otro turismo renunció a la compensación que pudiera corresponderle.

En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.