diariovasco.com
Lunes, 1 septiembre 2014
sol
Hoy 15 / 22 || Mañana 14 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
«Nuestra prioridad va a ser activar como hablantes a los que conocen el euskera»

Patxi Baztarrika, Viceconsejero de Política Lingüística

«Nuestra prioridad va a ser activar como hablantes a los que conocen el euskera»

«Hay que aumentar las oportunidades de uso y hacer que los hablantes las aprovechen, para superar la sensación de estancamiento», afirma

02.02.13 - 18:03 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Nuestra prioridad va a ser activar como hablantes a los que conocen el euskera»
Regreso. Baztarrika ha vuelto al cargo que ocupó entre 2005 y 2009 en unas circunstancias que reconoce que han cambiado. :: Blanca Castillo

Patxi Baztarrika (Ataun, 1958), ha retomado la viceconsejería de Política Lingüística que ya ocupó entre 2005 y 2009. En el ínterin, además de volver a ocuparse de sus tareas como técnico de euskera en el Ayuntamiento de Andoain, ha sido un miembro muy activo del Consejo Asesor del Euskera, que en este tiempo ha convertido en propuestas concretas de actuación la ponencia ‘Euskara 21, bases para la política lingüística de principios del siglo XXI’, el documento que suscitó un amplio consenso y que, en cierto modo, fue el legado de su anterior mandato. Vuelve al cargo en un momento en el que todos los agentes sociales e institucionales implicados en la recuperación y la normalización del euskera admiten que se están produciendo cambios de calado que obligan «a ser especialmente finos en el diagnóstico» para poder adoptar las decisiones correctas.

– En los últimos meses se han ido conociendo estudios que actualizan con datos el evidente desequilibrio entre el conocimiento del euskera y su uso. Con esos datos en la mano, muchos hablan con preocupación de estancamiento, incluso de retroceso. ¿Comparte esa inquietud?

– Sí, hay una sensación de cierto estancamiento en lo que al uso del euskera se refiere, pero lo que no hay es un remedio mágico, porque son muchos los factores que inciden en el uso de las lenguas. Si hay un término que puede resumir todo lo que pasa con la recuperación de una lengua, ese término es ‘complejidad’, sobre todo porque no estamos hablando tanto de lenguas como de hablantes, que son los auténticos protagonistas. De todas maneras, todos esos estudios nos vienen a decir que el conocimiento del euskera está creciendo ininterrumpidamente, de una manera sostenida, y que también se está incrementando el uso, aunque lógicamente en una proporción menor. Nos dicen, más precisamente, que está aumentando el uso en ámbitos formales y que, por el contrario, ese incremento no se está produciendo en los no formales.

– ¿Es el precio que hay que pagar por haber crecido gracias al trabajo que se ha realizado en ámbitos formales como las aulas de las escuelas y los euskaltegis?

– Tenemos que ser muy conscientes de que el crecimiento del euskera no lo podemos confiar solo a la transmisión familiar, y de que eso tiene consecuencias. Necesitamos el sistema educativo y necesitamos el sistema de euskaldunización de adultos, y eso hace que, efectivamente, hoy el día la mayoría de euskaldunes menores de 35 años, que a su vez son el principal colectivo de bilingües, no tienen el euskera como primera lengua y viven en zonas donde tienen muy pocas oportunidades de usarla. Eso es algo que no había pasado nunca, e influye mucho en todo lo relacionado con el uso. Pero esos estudios nos dicen también que el amor al euskera no se traduce siempre en adhesión activa; que los que conocen el euskera viven una situación en la que la lengua es como una segundona subordinada. Los propios vascohablantes muchas veces no son demasiado activos en el uso del euskera porque se relacionan con gente que desconoce la lengua, y acaban por asumir esa subordinación. Son infinidad de factores, muchos de ellos objetivos y otros muchos con una carga subjetiva importante...

– ¿Cómo va a abordar ese panorama tan complejo la Viceconsejería de Política Lingüística?

– Vamos a centrar la atención en activar como hablantes a quienes conocen el euskera. Esa es para mí la principal prioridad. Para eso, desde los poderes públicos hay que contribuir a crear oportunidades, hay que garantizar el uso del euskera y hay que conseguir que la propia población se valga de todas las oportunidades que tenga. Creo que con ese ‘mix’ podemos ir superando esa sensación de estancamiento.

– ¿Es solo sensación, o es estancamiento?

– Yo hablaría de sensación, porque objetivamente el uso del euskera sigue incrementándose.

– ¿Hay que dejar que ese incremento siga su curso natural o es partidario de apretar el acelerador?

– Hay que ser consciente de que son procesos largos. Lo que no hay que hacer es dejar de pedalear, porque el euskera convive con dos de las lenguas mas vigorosas del planeta y parar equivale a retroceder, aunque tampoco hay que verlo con una sensación de angustia y urgencia. Esa es la discusión típica entre los que yo llamo maximalistas presurosos y minimalistas despaciosos, pero yo creo que en política lingüística la única manera de avanzar es combinando acelerador y freno, para no estrellarte ni retroceder. La evolución social de una lengua debe ser vista desde una perspectiva intergeneracional.

– ¿Se entiende mejor desde esa perspectiva que, como ha mostrado el estudio Arrue, gran parte de los escolares vascos se olvidan del euskera en cuanto salen del aula? Hay quien lo ve como un fracaso.

–Lo que ese estudio nos viene a decir es que el aula es un nicho vital del euskera para los más jóvenes: solo el 20% vive el euskera en la familia, pero el 60% lo utiliza en el aula en Primaria. Eso no es un fracaso, sino un gran avance. Lo que pasa es que cuando sale del modelo D o B de la escuela se encuentra con una sociedad que está en el modelo A, y los factores sociales influyen en el uso tanto o más que la escuela. Tenemos que entender que la competencia lingüística de quien adquiere el euskera en la escuela o en el euskaltegi es generalmente menor que la de quien lo tiene como primera lengua. El euskera no es la lengua que le sale de forma natural, para eso van a hacer falta una o dos generaciones. A mí, de todas maneras, me preocupa mucho más que el euskera deje de ser primera lengua para quienes la tienen como tal, y que la empiecen a sustituir por el castellano.

– ¿Eso ya está sucediendo?

– Creo que todavía no, pero tenemos que estar muy atentos. En esa transmisión intergeneracional a través de la familia nos jugamos jugamos una parte muy importante del futuro del euskera, porque tiene que ser una lengua de usos cultos y formales, tiene que estar en el sistema educativo, en la administración o en los medios de comunicación, pero si no se utiliza en el ámbito no formal pierde vitalidad y naturalidad. Por ese camino, corremos el riesgo tener una lengua conocida por la mayoría de la población pero con una vitalidad muy baja.

– ¿Superar el peligro de desaparecer implica correr el riesgo de tener una lengua con sus funciones muy reducidas?

– En este tema más que de peligros prefiero hablar de ámbitos de mejora. Hay dos discursos que para mi son letales para el euskera: el discurso del victimismo y de la agonía, y el discurso de la autocomplacencia. Hay datos para demostrar que en la CAV, a diferencia de lo que está sucediendo en Navarra y en Iparralde, estamos creciendo. Por eso tenemos que poner el acento, y quiero insistir en esa cuestión, en que la prioridad tiene que ser hacer de los vascohablantes hablantes activos, que utilicen el euskera en cuantos más ámbitos mejor.

– ¿La voluntad sirve de algo sin oportunidades para ejercerla?

– Haríamos mal si pensáramos que existen suficientes oportunidades como para generalizar el uso del euskera, y como para que quienes quieran hacer uso del euskera lo puedan hacer sin dificultades, porque está claro que no las hay. Pero si pensáramos que no se utiliza más simplemente porque no se puede también estaríamos errando, porque es igualmente cierto que de manera voluntaria muchas veces optamos por no utilizar el euskera, y elegimos el castellano.

– ¿Cómo se puede estimular desde las instituciones que se opte por el euskera?

– Haciendo una tarea pedagógica y de información muy importante y tomando medidas para que se generen y se garanticen más oportunidades de uso.

– En ese sentido, ¿tienen previsto reactivar las sanciones que preveía el decreto sobre los derechos lingüísticos de consumidores y usuarios?

– El régimen sancionador al que se referían los que criticaron ese decreto, como ya expliqué no se cuántas veces en su día, no dejó de ser un argumento falaz. Ese decreto de 2008 que establece una serie de obligaciones lingüísticas para determinadas empresas –el 6,5% de las del país–, y en unas condiciones muy determinadas, está en vigor, y tiene un plazo de cumplimiento que termina este año. Desde la Viceconsejería lo que vamos a hacer es un estudio para ver en qué grado se ha cumplido y cómo han evolucionado las cosas, y a la vista de lo que nos diga ese estudio tomaremos las decisiones oportunas.

En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.